A Nintendo no le importa (Primera parte)

1238
3
Compartir
Cabecera A Nintendo no le importa (I)

Por si no os habéis enterado, Wii U es la nueva consola de Nintendo. La que supone además –o al menos eso sostienen sus responsables – el retorno de los de Kioto al implacable terreno de lo hardcore. Pero, ¿Lo es realmente? No, claro que no. No os olvidéis nunca de una cosa: a Nintendo no le importa la competencia. A Nintendo no le importa la técnica. Es más: a Nintendo no le importa nada. Ni nunca lo ha hecho. Vamos a repasar, durante tres posts, lo que ha dado de sí Nintendo en la actual generación, para ver si está preparada para la siguiente. Lets-a go!

Es difícil situar a Wii en una generación concreta. Pero esto no lo digo por el odio gratuito: si Nintendo no cree en las generaciones, yo no voy a ser menos. En cualquier caso, y por honrar la sacrosanta tradición de situar cada generación consolera en el mismo marco temporal, sea cual sea su condición, diremos que en la actual. Y ahora pregunto: Salvando el tema del control revolucionario, ¿Qué papel ha desempeñado Wii en la actual generación? Ha sido, ni más ni menos, la alternativa softcore (o casual) a lo que podía ofrecerte una PS3, una Xbox 360 o un PC. Se ha agenciado de calle el salón de casa, las fiestas navideñas y los desafíos de chupitos al Mario Party antes de salir de fiesta.

Hasta aquí bien. También Wii ha tenido la honra de acoger en sus tripas algunos de los mejores JRPGs de esta generación, género en la que las demás han estado fatal, salvando algunas cosas como Tales of Graces o Ni No Kuni. Correcto, enhorabuena a Monolith, Vanillaware, Ganbarion y a Mistwalker por ser lo mejor en third-parties en Wii. Lo único bueno, quiero decir. Ahora quiero que penséis una lista de juegos third-party que hayan tenido algún tipo de reconocimiento en la consola de Wii. A mí me salen menos de diez.

Xenoblade Chronicles Xenogames

El punto adonde nos lleva esto es ese que todos conocéis: el factor Nintendo. A lo mismo, lo miiiiiismo de siempre: a la adoración religiosa que existe por los first-party. Si ahora juntamos Zeldas, Metroids y Marios, la lista de juegos buenos se expande. No mucho, pero queda algo más resultona, más de vestir, más…

¿Más qué? Más parecida a lo que Nintendo nos ha adoctrinado desde Super Nintendo. Menuda la suerte de esta mal llamada Gran N, que sabe que puede contar con sus fieles y fanáticos (con la connotaciones pertinentes de ambas palabras) y que,cada vez que queda anunciado un nuevo juego de su catálogo de personajes first-party, vuelven comos hijos pródigos. Menos Kirby: esta generación ha apestado bastante.

Porque recordad: a Nintendo no le importa. Ni siquiera vuestra opinión como nintenderos. ¿Os acordáis del genial F-Zero GX (juego que, por cierto, fue co-creado por la mítica Sega AM4) de Gamecube, verdad? Todos lo disfrutamos, pocos pueden decir que no sea el mejor de la saga y uno de los juegos con mayor sensación de velocidad que existen. Si hay algo que quiero más que un Castlevania en 2D bueno es un nuevo F-Zero en condiciones. E incluso ahí, en el fervor existente por los (casi)first-parties, a Nintendo le da igual. Y le da igual porque Miyamoto, que no es una mujer pero que cambia de opinión como una, considera que no ha evolucionado mucho y que a nadie le interesa. No ahondaré en el tema, que ya tiene tiempo, pero Miyamoto-san, una consideración: si abandona las sagas es normal que no evolucionen, como usted bien comprenderá.

F-Zero GX Xenogames

Así pues, recopilando todo lo dicho hasta ahora, ¿En qué posición mental se ha quedado Wii? ¿Con qué keywords podríamos asociar la Revolution de Nintendo? Consola para la familia. Consola casual. Consola de jugar un rato y olvidar durante unos meses. Porque sí: han habido momentos de preocupante sequía en el que me juego un dedo de la mano buena a que Wii ha estado muerta de risa en el salón de casa o, peor, en el trastero. Una consola con un arranque bestial en el que por aquél entonces todos nos callamos la boca y los nintenderos más repelentes nos tacharon de infieles, como si se acabara de anunciar el advenimiento de Cristo y la criba fuese a ser espantosa.

Wii ha sido entonces una consola que, lamentablemente, no supo aguantar el tipo y que se vino arriba demasiado pronto con un control sorprendente la primera media hora, cansino los dos siguientes días y “pon el mando de Gamecube que juego mejor” el resto de lo que le quedó de vida. Creo que la mejor manera de entender su trayectoria es con una cita de cierta película:

“La luz que brilla con el doble de intensidad dura la mitad de tiempo. Y tú has brillado con mucha intensidad, Roy” Tyrell (Blade Runner, 1982)

 

Compartir
Artículo anteriorAnálisis de Trópico 4
Artículo siguienteBajo la carcasa (III): Turbografx
Era aún una insignificancia cuando me pusieron un pad de NES en la mano y me dijeron "Juega". Desde entonces, los videojuegos me han hecho disfrutar, y con el tiempo he aprendido a criticarlos en MI justa medida. Soy un bicho raro musical que escucha metal, electrónica y bandas sonoras. Me prostituyo por cualquier cosa que se llame Castlevania.

3 Comentarios

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Por si no os habéis enterado, Wii U es la nueva consola de Nintendo. La que supone además –o al menos eso sostienen sus responsables – el retorno de los de Kioto al implacable terreno de lo hardcore. Pero, ¿Lo es realm……

  2. A mi Nintendo sinceramente ya me decepcionó con N64 en el 98, tanto esperar, tanto ahorrar y los únicos juegos que disfruté fueron Mario 64 y Zelda, todos los demás me parecieron aburridos horrorosos y caros; después con Game Cube me ocurrió lo mismo. Creo que Nintendo debería de haber pasado a mejor vida junto a Sega para pasar a ser parte del olimpo de los viejos gamers y tan solo ver sus juegos en soportes realmente competitivos. Hablo como consumidor y como desarrollador (aún no) no pretendo destruir empleo porque hay mucha demanda y soportes que cubrir. Aunque claro para gustos los colores. https://www.youtube.com/watch?v=074dG73fTnM

Dejar una respuesta