Un juego divertido pero absolutamente prescindible. Un juego que no debería haber existido y, digo más, ni siquiera debería haberse imaginado a nivel conceptual. Llegando para intentar tapar un hueco que no debía taparse así (ese hueco está reservado para Alan Wake 2) y comenzando la historia tan abruptamente que no hay enlace alguno con el final de su primera parte, argumentalmente el juego es un despropósito. Sí, es divertido y no lo voy a negar, pero no era necesario.

Comenzamos fuerte, ¿no? Si todavía estáis leyendo esto y no habéis huido en previsión de que este análisis va a ser destructivo y producto de un fanoby cabreado, descubriréis que el juego tiene sus virtudes y sus carencias. No es un juego necesario, pero, pijo, me ha tenido un buen rato entretenido y no se hace nada pesado. ¿Queréis visitar la versión pecera de Night Springs? Pues ale, caballeros, súbanse.

Una nueva visión

O no. Más bien no, en realidad. El aspecto gráfico del juego es muy continuista con respecto a la primera parte, salvo que elimina de un plumazo la ambientación de los bosques y se centra en escenarios muchísimo más pequeños y urbanos. Por desgracia, no hay mucha variedad de ellos, tan solo 3 zonas que explorar y con muchas similitudes entre ellas.

alan_wakes_american_nightmare 1

Las emisiones de televisión, de lo mejor del título

Las animaciones, por otro lado, son un tanto robóticas en muchas ocasiones, se nota que no han mimado el juego en ese aspecto tanto como lo estaba el Alan Wake original. Pero, pese a todo, es un juego que se ve y se mueve muy correctamente, sin problemas de FPS por muchos enemigos y efectos que haya en pantalla, cumpliendo sobradamente en este aspecto.

Muchas más hostias y menos de todo lo demás

Alan Wake, por mucho que lo considere mi favorito de Xbox 360 junto a Bioshock, no era un juego extraordinariamente variado. La exploración tenía como único objetivo ir recogiendo hojas de la novela y encontrando las otras cuatro chuminadas para conseguir el logro. Si bien en el juego original las hojas de la novela eran de lo mejor del juego, en esta ¿secuela? son un cero a la izquierda con muy poco interés para el jugador, salvo el recolectar por recolectar.

Por suerte, para compensar, están los clips de la radio y los vídeos que iremos viendo a lo largo del juego, que sí tienen bastante interés y que, personalmente, me han encantado y los he buscado todos con ansia. Esto sí que amplía la historia, no solo conociendo mejor a tu némesis, sino que es la única manera que tienes de conocer los destinos de tus viejos conocidos del primer juego.

alan_wakes_american_nightmare 2

Una recreativa de uno de los primeros títulos de Remedy: Death Rally, una maravilla de juego

¿Y porqué me he puesto a contar cosas de la historia si parecía que iba a hablar de la jugabilidad? Pues porque no tiene mucho, la verdad. El sistema de combate es exactamente el mismo que en Alan Wake. Tan solo se añaden un puñado más de armas, dejando clara constancia de que aquí lo que más importa es el combate, y añadiendo más encuentros que nunca. Y ya.

Al menos podían haber hecho un juego difícil: en modo Pesadilla apenas he tenido problemas para terminármelo, tan solo en momentos muy puntuales el juego me ha ofrecido un reto digno de ese nombre, bastante más facilote que su primera parte. Sobre todo por culpa de un exceso de munición tan puñeteramente brutal que destroza cualquier elemento de tensión del juego: siempre vas a tener un lugar para reponer la munición a menos de un minuto andando.

Al menos se sigue escuchando de lujo

El apartado sonoro es de sobresaliente, con una banda sonora absorvente y que mezcla con muchísimo acierto música melódica con heavy metal suavecito, pasando por rock y músicas más cotidianas. Por desgracia, esta secuela no está doblada al castellano. Y ojalá lo hubiera estado, porque Alan Wake tenía un doblaje de lujo. Al menos las voces inglesas están bastante bien.

alan_wakes_american_nightmare 3

Y así nos tiraremos todo el juego

Argumentalmente, el juego es absolutamente prescindible como he dejado bien claro en el principio del artículo. Teniendo lugar tiempo después de los sucesos ocurridos en Alan Wake, este título apenas aumenta la historia. Bueno, rectifico, apenas significa que algo aumenta y American Nightmare es tan absolutamente vacío a nivel argumental que eso es decir demasiado.

American Nightmare nos ofrece una historia hueca, carente de interés y que no continúa realmente la historia del primer Alan Wake. De hecho, los 2 datos que pueden tener alguna importancia más adelante (que no tienen que ver con la trama del juego, de hecho, se escuchan a través de emisiones de radio) seguro que se van a decir en Alan Wake 2 cuando lo podamos catar.

Concluyendo

Si lo véis en unas ofertas de GOG, de Steam o de Xbox Live Arcade a un buen precio (5€ o así), os encontraréis un jugo divertido pero muy corto (aunque su duración crece mucho gracias al modo arcade, consistente en matar mucho antes de que te maten). No esperéis una obra maestra ni nada parecido. Ni siquiera os esperéis un juego memorable. Simplemente encontraréis un buen juego que os hará pasar un buen rato.