Análisis de Mark of the Ninja

1123
4
Compartir
Mark of the Ninja

Desde la preciosa ciudad de Vancouver, sede de la compañía Klei Entertainment, nos llega Mark of the Ninja; un juego que también podría ser considerado bello a su manera. El título mantiene el buen hacer de los canadienses a la hora de estilizar escenarios y personajes. Sin embargo, se han desecho del aspecto burlón y colorido que caracterizaba anteriores trabajos como Shark, dándole a Mark of the Ninja un aire mucho más oscuro y maduro.

En el juego encarnarás a un ninja sin nombre que tratará de defender y vengar a su clan frente al ataque de unos rivales fuertemente armados. Irás siempre acompañado de tu fiel ayudante Ora, que será quien te guíe y enseñe durante los primeros compases de la historia; la cual no es nada del otro mundo y dura poco más de diez horas, jugando con paciencia y yendo a por algún que otro logro.

Mark of the Ninja es todo un desafío a la creatividad, siendo capaz de crear una perfecta entrega de sigilo en un entorno bidimensional tirando de ingenio y buen hacer. Las mecánicas de juego, a las que te van introduciendo paulatinamente a lo largo de la historia, básicamente combinan dos aspectos fundamentales: la luz y el sonido, representadas visualmente mediante haces y hondas.

Mark of the Ninja

Como todo buen ninja, aprenderás a evitar la luz y a no hacer ruido. Aunque lo realmente divertido, y es donde está el meollo del asunto, es aprender a usarlos a tu favor. El juego nos brinda una gran variedad de movimientos, habilidades y utensilios para dejar volar nuestra imaginación, que nos permitirán apagar focos, crear señuelos sonoros, envenenar a nuestros enemigos o incluso volverlos locos arrojando cadáveres en su campo de visión.

Gozamos de gran libertad a la hora de superar los niveles —que, por cierto, son doce—, pudiendo atravesarlos sin que nadie se percate de nuestra presencia, arrebatando la vida a todo aquel que se ponga por delante o bien dejando el que pánico se apodere de nuestros enemigos y que sean ellos quienes nos despejen el camino. Obviamente, hay métodos mejor valorados que otros, así que es elección tuya el decidir si prefieres seguir una elaborada estrategia o avanzar por el camino fácil. De hecho, desbloquearás armaduras que potenciarán ciertas habilidades específicas, haciendo que la opuesta quede totalmente inútil —por ejemplo, una armadura que aumente tu sigilo te prohibirá usar la katana—.

Mark of the Ninja
En cada nivel conseguirás puntos para conseguir nuevas habilidades.

Lo más sorprendente del juego es lo rápido que consigues adaptarte a la jugabilidad. No necesitas más de un par de horas en aprender los movimientos del personaje y los enemigos, así como las posibles estrategias que el escenario te brinda —que no son pocas— y a usar los objetos en el momento justo. Además, si crees que te resulta fácil avanzar, tras terminar por primera vez la historia desbloquearás un modo experto, donde cualquier ayuda visual y sonora queda totalmente eliminada.

No hay mucho negativo de lo que poder hablar acerca de Mark of the Ninja. Algunas veces el muñeco no salta donde quieres que salte —aunque esto sólo suele ocurrir cuando intentas hacer las cosas demasiado rápido—, la banda sonora no es nada a destacar —simplemente está— y quizás en lugar del estilo cartoon tan característico de Klei hubiese sido mejor dejar paso a un aspecto crudo y realista más acorde con el juego.

Sin embargo, nada de esto es capaz de eclipsar la calidad del título, que indudablemente ya se ha convertido en un imprescindible de esta generación.

Lo mejor

  • La historia, pese a ser muy básica, está muy bien llevada y llega incluso a sorprender.
  • Las mecánicas de juego y su combinación de luces y sombras, tanto a nivel visual como jugable.
  • La variedad de posibilidades a la hora de superar los niveles.
  • Las animaciones.
  • La curva de dificultad.

Lo peor

  • El apartado visual, aunque impecable, no casa del todo con el estilo del juego.
  • Los movimientos no siempre resultan ser los que tenías pensado hacer.

4 Comentarios

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Desde la preciosa ciudad de Vancouver, sede de la compañía Klei Entertainment, nos llega Mark of the Ninja; un juego que también podría ser considerado bello a su manera. El título mantiene el buen hacer de los canadiens…

    • Sí, es de los que vician. Y a mí personalmente lo que más me impresionó fue la historia, bastante más larga de lo que imaginaba y con algunas movidas guapas guapas.

Dejar una respuesta