Análisis de Red Orchestra 2: Heroes of Stalingrad

1036
4
Compartir
red orchestra 2 logo

La guerra, eso a lo que tantas veces nos hemos acercado a través de los videojuegos, el cine o la literatura. Todo jugador se ha acercado a ella de alguna manera: shooters, RTS, RPG, aventuras gráficas… sobre todo en el primer género, el cual hoy nos atañe.

Red Orchestra 2: Heroes of Stalingrad es un shooter desarrollado por TripWire Interactive en exclusiva para PC que intenta recrear, de la manera más brutal posible, lo que es una auténtica guerra. Aquí no hay médicos que te resusciten, ni pantallas rojas que hacen que se te regenere la vida si no te disparan. Joder, por no haber ni siquiera hay una buena cantidad de armas automáticas.

Ambientado en el Stalingrado de la Segunda Guerra Mundial, encarnaremos a algún pobre desgraciado (ya sea ruso o alemán) que inentará esquivar a la muerte todo el tiempo posible. Y, aviso, ese tiempo va a ser muy escaso, porque morir en este juego es realmente sencillo.

Mamá, no quiero morir

Entonces, hijo, aléjate de este juego como te alejarías de un rottweiler rabioso. Morir es mucho más fácil que matar en este juego hasta que no hayas jugado, más o menos 25 horas o así. Entonces ya serás capaz de equilibrar un poco la balanza.

La mayoría de las veces no vas a saber de dónde te ha llegado la muerte. Si ha sido una granada bien lanzada, una ráfaga de ametralladora, el disparo de un francotirador… O, bueno, no lo sabrías si no fuera por el maldito log de muertes que está a la derecha de la pantalla (que ni en el modo realismo desactivan de los servidores, le quita algo de profundidad al juego).

Red Orchestra 2 - 1

Pero, por norma general, no estás atento a ese log, por lo que la muerte te va a venir sin que la veas ni sepas qué ha pasado. En ocasiones, un disparo provocará que sangres profusamente y, si no detienes la hemorragia, morirás sin remedio. Otras veces no hay manera, un disparo en una arteria vital te segará la vida en segundos, mientras ves como se oscurece tu mundo y tratas de matar algo, lo que sea, antes de que la muerte se te lleve. Esta, particularmente, es una muerte que te jode, porque es casi imposible encontrar al que te ha matado y sabes que no puedes hacer nada para evitar tu caída.

Por si no habíais caido ya, este juego es de los duros. Es uno de los shooter más realistas que os váis a encontrar y, probablemente, el más despiadado con el jugador. No solo ya por la facilidad con la que puedes morir, sino porque incluyen un factor “moral” en el juego. Si ves a algún compañero morir, tu barra de moral descenderá y, si baja demasiado, apenas serás capaz de apuntar, reduciéndote a un pegote lloroso que se esconde detrás de un muro para no morir.

Así que, entre esa barra de moral y lo que tú mismo sientas, vas a tener momentos de auténtica tensión, en los que te tumbes en el suelo y no quieras salir ni moverte por nada del mundo. Momentos en los que, a sabiendas de que un movimiento en falso te costará la vida, no sepas como reaccionar ni como dar el siguiente paso. Y eso es uno de los puntos fuertes de este juego.

En una guerra no hay 2000 francotiradores

Bajo esta premisa de realismo, el juego limita muy acertadamente los roles que podemos escoger en cada batalla. Habiendo un máximo de 32 jugadores por bando, los tipos de personaje que los jugadores escojan estarán limitados, de manera que se encuentre un equilibrio y un cierto realismo. El grueso del ejército está compuesto por soldados con rifles normales y corrientes, existiendo pocos roles alternativos.

Red Orchestra 2 - 2

Cada rol está definido por el tipo de armamento que lleva. Así, hay unos pocos que llevarán fusiles de asalto, otros pocos que llevarán ametralladoras (qué en un detallazo a favor del realismo solo puedes apuntar con ellas si te apoyas en algún sitio), un par de francotiradores… Y una nota muy positiva a que el armamento de cada bando sea el real, nada de que todos compartan el mismo armamento como se ha visto en otros juegos.

Y luego están las figuras de liderazgo. Hay cierto número de líderes de escuadra, personajes con armamento más avanzado y que sirven de punto de respawn para los miembros de su escuadra. Disponen de prismáticos para marcar posiciones al comandante y granadas de humo para poder evadir los disparos enemigos.

Enlazando con lo dicho de los prismáticos, las posiciones marcadas por los líderes de escuadra pueden ser utilizadas por los comandantes para pedir ataques de artillería y para dar órdenes a los diferentes jefes de escuadra. Se nota muchísimo cuando, en una batalla, las escuadras funcionan coordinadas con los jefes de escuadra y con el comandante. Por desgracia, esto ocurre pocas veces.

En general, por lo que ya he comentado, se puede deducir que este es un juego no apto para todos los jugadores. Siendo un juego tirando a realista (hay modos más “arcade”, pero todos los servidores en los que he jugado van en plan realista), a la mayoría de jugadores les va a tirar para atrás. Probablemente a los jugadores que más les pueda llamar la atención son a los fans de la saga Battlefield, ya que comparte ciertos elementos con ella (batallas de 64 jugadores, escuadras, más cooperatividad que en otros shooters…).

Pero maldito sea el Unreal Engine

Por desgracia, el juego se mueve bajo el Unreal Engine 3.5, y eso se nota. Aunque no se notan tantos errores de carga de texturas como en otros juegos, sí que está muy limitado por el motor. Por ejemplo, a este juego le habrían venido que ni pintadas las destrucciones de escenario, que se reducen a alguna valla rota y, de vez en cuando, una parte de una estructura. Pero eso si te fijas mucho.

Red Orchestra 2 - 3

Aunque no tiene unos graficazos impresionantes, el juego cumple lo suficiente como para que te sientas inmerso en una guerra auténtica y las animaciones son bastante creíbles, en general. Pero aquí también falla de cuando en cuando, ya que tiende a generar “escalones invisibles” en los lugares menos indicados (tras algunas coberturas, por ejemplo) que te pueden dejar muy vendido.

El apartado gráfico se compensa gracias a un apartado sonoro magnífico. No solo por los efectos de disparos, explosiones y gritos de dolor, sino por una música que, cuando aparece, es genial. Nota aparte para los gritos del bando ruso al principio de cada batalla, que te incitan a lanzarte de cabeza hacia los nazis para volar alguna cabeza.

Finalicemos

Estamos ante un juego multijugador magnífico que, si os gusta el género, os va a tener muchísimas horas enganchados. Con el punto de superación que da el que puedas ir mejorando tu habilidad con el armamento y el que obtengas experiencia después de cada batalla (para subir prestigios, como en la mayoría de shooters actuales), vas a tener vicio para rato si quieres llegar al nivel 99 y tener todos los roles y armas al máximo nivel.

Antes de que lo preguntéis, sí, tiene un modo individual, pero no es más que una serie de misiones que te sirven para cogerle el tranquillo al juego y aprender a jugar con cada una de las clases de personaje. Lo que viene a ser un tutorial largo y completo. No es imprescindible para comenzar a jugar, pero sí recomendable (al menos el tutorial más básico, porque hay cosas que no son intuitivas pero sí muy útiles).

red-orchestra-2-ficha-tecnica

4 Comentarios

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Análisis de Red Orchestra 2: Heroes of Stalingrad, un shooter multijugador que se abre hueco en el nicho de mercado de los juegos realistas….

Dejar una respuesta