Análisis de The Legend of Zelda: Skyward Sword

1306
7
Compartir
Zelda-Skyward-Sword-Logo analisis wii

La última iteración de la saga The Legend of Zelda llega para quedarse en las mentes de los jugadores con uno de los mejores Zelda se sobremesa jamás creados. The Legend of Zelda: Skyward Sword ha sido desarrollado por Nintendo para su consola Wii, siendo el último juego de la franquicia en aparecer para esta consola (o el único, mejor dicho, ya que Twilight Princess no deja de ser un port del original de Game Cube). El juego nos pondrá de nuevo en el papel de Link, pero uno más especial si cabe que todos los otros anteriores. Nos pone en el papel del forjador de la leyenda.

Jugabilidad

Aquí estamos ante el único apartado que puedo calificar como inconstante. Por un lado, el juego nos ofrece unas posibilidades y una variedad que pocos Zeldas han tenido antes. Por otro, el control falla más que una escopeta de feria y más parece sacado de una beta inestable que de un juego lanzado al mercado. Lo siento, Nintendo, pero a este juego tanta mierda de movimientos le sobra.Skyward sword 4

Y con esta parte de la jugabilidad comenzaremos: la detección del Wii Motion Plus y sus implicaciones en el juego. Lo diré a las claras: de mierda para arriba. De todo lo que podía haber sido la jugabilidad de este título nos queda esto: un control altamente impreciso que se desconfigura constantemente. Sí, cada pocos minutos tenía que pausar el juego para centrar el cursor de nuevo en la pantalla, ya que empezaba a apuntar dónde le salía de los cojones. Y, lo siento, pero eso no es aceptable en la versión final de un juego.

Tanto que nos habían rallado con que el Wii Motion Plus iba a revolucionar la jugabilidad de Wii, con detección de movimientos 1:1 y demás chorradas, se ha quedado en absolutamente nada. Vale, que sí, que  cómo se ha implementado esto en el combate es muy ingenioso y te obliga a pensar antes de arrear espadazos, pero si el juego te detecta que atacas de derecha a izquierda cuando haces el movimiento al contrario, algo falla.

Si al menos Nintendo tuviera dos cojones y lanzara parches para el juego para arreglar este estropicio no me estaría lanzando al cuello como me estoy lanzando, pero es que “se opone a su política”. Para cagarse en la puta. Y cuando tuvieron que solucionar un error que te impedía continuar jugando tuvieron que lanzar un canal de Wii. Absolutamente vergonzoso.

Zelda Skyward Sword 1
La interfaz completa es una puta sobrecarga

Podría continuar horas hablando de todos los errores que tiene de jugabilidad (todos y cada uno de ellos relacionados con el Wii Motion Plus), pero prefiero dejarlos un poco más de lado para que no eclipsen más todavía este juego. Juego que, de no ser por esto, sería un absoluto imprescindible.

En cuánto al resto de apartados jugables, destacan la inclusión de puntos de guardado que sirven como punto de regreso a determinadas zonas del mapa, muy útiles para ahorrar viajes. Además de un sistema de mejora de objetos que me ha parecido muy interesante, aunque algo incompleto. Aunque esto es probable porque soy un rolero viejuno, de esos que necesitan mil opciones de crafteo para sentirse satisfechos.

También se ha añadido algo muy interesante para darle agilidad a los combates: los escudos se desgastan y se rompen en pocos golpes si no te defiendes correctamente. Pero aquí viene otro gran problema, para defenderte correctamente tienes que hacer un movimiento con el nunchuck en el momento exacto, algo que falla bastante más de lo que debe y de deja vendido en el momento menos indicado.

Gráficos

Bonicos de cojones. En serio, es el mejor apartado gráfico que he visto en un Zelda. No solo porque es el más moderno de todos, sino que es el que mejor diseño artístico ha tenido. La sensación de estar jugando a una pintura impresionista es tan puñeteramente gratificante que incluso llega a suplir su horrible control. En muy pocas ocasiones, pero las hay.

Skyward Sword Lanayru Desert
Este desierto es de lo más bello que he visto jamás en un Zelda

El diseño de los personajes está en un punto intermedio de los dos últimos Zelda de sobremesa. Por un lado, tienen un aspecto serio y poco infantiloide y, por el otro, un estilo cell-shading que amo con todo mi ennegrecido corazón de gamer.

El diseño de los escenarios es igualmente maravilloso, teniendo algunas partes de tal belleza plástica que tuve que pararme para admirarlos. Oh, Desierto de Lanayru, siempre estarás en mi memoria como uno de los lugares más bellos que he visitado en mis travesías como videojuegador.

Apartado sonoro

Con unas composiciones a muy buen nivel, este juego es un digno sucesor musical del resto de la saga. Es una pena que la banda sonora que viene con el juego es la de la edición 25 aniversario y no la del propio juego, porque me encantaría tenerla como coleccionista que soy.

Las “voces” del juego  me han gustado bastante. No se limitan simplemente a soltar un gruñido de cuando en cuando, sino que acompañan a buena parte de las conversaciones, haciendo que sientas que los personajes están más vivos. Esto, junto a unos sonidos generales del juego bastante aceptables, crean una sensación de inmersión cojonuda.

Guión

Aquí está, en mi opinión, el mayor punto fuerte del juego. No se limita simplemente a ser un Zelda más, sino que llega para convertirse en el eje de todas las historias de Zelda jamás creadas. Aquí, viviremos de primera mano el comienzo de la leyenda. Seremos partícipes de la primera batalla entre los espíritus primigenios de Link y Ganondorf, con toda la épica que conlleva.

Skyward Sword Ganondorf

Esa sensación de que este Zelda es algo más que otros que hemos jugado me ha acompañado durante todo el juego, sintiendo que lo que estaba jugando pasaría a los anales de la historia de Zelda de una forma tan trascendental como Ocarina of Time, que supuso todo un punto y aparte en la cronología de la saga.

No destriparé nada (más), por eso no quiero comentar más a fondo el guión de este juego, salvo para decir que, pese a su aparente sencillez, esconde mil y un detalles que descubrir, mereciendo la pena darle una segunda vuelta para captar todos los matices.

Sinceramente, si no fuera por un guión tan bueno como el que tiene, no habría podido acabar este juego.

Conclusión

Estamos ante el que podría haber sido el mejor Zelda en 3D de la historia. Su guión, su música, sus escenarios, los nuevos añadidos como la fabricación de objetos… todo supera a los anteriores (bueno, tal vez la música no, porque la de Ocarina es magistral). Pero está lastrado por un control paupérrimo, deleznable, a medio terminar, frustrante… Simplemente malo, joder, malo. Me habría gustado darle a este juego el 10 que se habría merecido si no fuera por el control, pero no se le puede dar. Lo siento, unos problemas tan gravísimos de control lastran este juego de manera que enturbia por completo el resto de buenas sensaciones que me he llevado mientras lo jugaba. Una auténtica pena.

7 Comentarios

  1. solo te digo una cosa no me a pasado nunca lo del control , solo una vez y con darle ala cruzeta hacia arriba solucionado y no es por que se fan de zelda , te digo la verdad no e tenido ningun problema con el mando .

  2. @nek: A lo mejor era algo de la posición del sensor, la tele, o incluso el propio mando. Pero yo tampoco miento, y ví a Roldán pasárselo, y te digo que si no tenía que reiniciarlo cinco veces por hora, no lo hacía ninguna xD

  3. Mi primer comentarios en vuestra página ;D Me dejaré caer de vez en cuando a opinar… sobre este análisis…

    Yo me lo he pasado y ni un sólo problema, es más, el control me ha parecido una maravilla y la precisión de los movimientos me dejó flipado. No sé si es tu caso pero… ¿le dabas al botón de arriba de la cruceta para centrar el cursor en la pantalla cuanto te fallaba?

    Creo que este Zelda NO se merece un 6’5, como mínimo le daba un 9 pues la bajada de nota que le das se debe exclusivamente a problemas que claramente sólo tú has tenido. Es como si yo le diese al Ocarina of Time un 6’5 porque mi mando de la N64 no ve va bien y se me va Link hacia la derecha siempre.

    ¡Un saludo!

  4. Razor: Buenas Razor. Lo comentamos en el último podcast y parece ser que los fallos que tuvo Roldán con el control fue por tener la protección del mando puesta, principalmente.

    No sé si llegará a hacerle una revisión a la nota teniendo en cuenta esto, ya dirá él ;)

    ¡Gracias por comentar!

  5. Hola. Se que el juego ya tiene su tiempo, pero os acabo de descubrir y me ha dado por buscar el análisis de este juegazo. Debo decir que el texto me parece totalmente desacertado y que merecería una revisión por alguien a quien le funcionase correctamente el mando.

    El control es una puta maravilla. Preciso, divertido, sorprendente…, y no da ningún problema a menos que seas un manco de cojones. Por no hablar de que no hace falta estar recalibrando el mando a cada segundo ya que, con solo pulsar un botón, el puntero se vuelve a centrar en la pantalla.

    Lo dicho, y desde el máximo de los respetos: creo que se ha arremetido de forma muy injusta contra uno de los mejores juegos de la generación por un problema ajeno a él y que solo ha tenido el redactor. Como ha dicho un compañero, es como si le bajas nota al Ocarina porque se te ha estropeado el mando. Absurdo a todas luces.

    • Buenas teo,

      Le pasaré el recado a Roldán, para que pueda pasar a responderte con más exactitud. Lo único que puedo decirte, sin haber jugado al juego, es que parece que ser que la protección del mando de Wii era la causante de los problemas de control que hubo. Otro miembro del equipo lo jugó sin ella y no tuvo (excesivos) problemas.

      También es cierto que de este análisis ha pasado año y medio —tanto que hasta hemos dejado de puntuar los juegos—. Quieras que no, es mucho tiempo, y en año y medio madura todo el mundo, tenga la edad que tenga. Estoy seguro de que si Roldán hiciera una revisión acabaría con muchísimo mejor sabor de boca.

      Muchas gracias por tu comentario, y espero que te guste el blog —recién rediseñado, por cierto—.

      Saludotes o/

  6. Gracias por vuestra respuesta. Entiendo que el análisis ya tiene su tiempo y que tal vez ya no proceda corregirlo, pero como os digo, es he conocido hoy y por eso es cuando he comentado.

    Dicho esto, os felicito por el blog.

Dejar una respuesta