Análisis de Lucius

1357
1
Compartir
Lucius-Logo-Analisis-Xenogames

Estamos ante un juego que intenta ser original por todos los medios. Un juego de una nueva compañía (Shiver Games) que busca destacar por su poco común punto de partida: somos el hijo de Satanás y deberemos entregarle las almas de todos los habitantes de nuestro hogar. ¿Razón? Satanás no necesita razones (pero no estaría de mal que las hubiera).

No puedo decir que sea un juego notable. Ni siquiera puedo decir que es un “buen” juego, pese a que tiene un buen puñado de grandes ideas que con un desarrollo más pulido habrían dado lugar a un juego sobresaliente. Ojalá, y lo digo sinceramente, ojalá pudier adecir que estamos ante un gran juego. Pero, pese a todo, es un juego entretenido y, en ocasiones, bastante divertido y estimulante.

El Hijo de Satanás tiene problemas con sus poderes

Pero tantos que no se ni por donde empezar. De primeras, el control no termina de acompañar. El manejo de Lucius es sencillote a más no poder: WASD para moverse y click del ratón para seleccionar y coger objetos. Este control se queda muy corto en ocasiones, dejando casi inútil por completo a la linterna que posee nuestro personaje al no poder apuntar como es debido.

Luego vamos con el uso de los poderes. Aunque la mayoría son bastante sencillos de utilizar, la telequinesis es sencillamente un aborto que puede hacer desesperar al más paciente. Menos mal que te ves obligado a utilizarla para mover objetos muy pocas veces, porque si no me habría pegado un tiro al poco tiempo.

Esto es de lo poco bonito que encontré en el juego

Luego nos encontramos con la interfaz del juego. Bastante correcta en un par de apartados (me gusta bastante el estilo infantil del mapa y del diario), pero horrible en otros como el inventario. Este inventario solo tiene una forma de describirlo: arcaico. ¿Alguien en la sala ha jugado al primer Gothic? Pues peor. Para los demás, digamos que solo podemos movernos por el inventario utilizando la rueda del ratón e interactuamos con los objetos con el botón derecho, para ir combinándolos.

Y luego está el diario, que casi merecería un apartado del análisis para él solito, así de mal funciona. ¿Qué opinaríais de un diario que te da las pistas para resolver puzles una vez los has resuelto? ¿O que te diga qué misión tienes que cumplir una vez la has terminado? Pues así es el diario de Lucius, amigos. Esto no sería tan problemático si el juego en sí no estuviera muy mal planteado a la hora de resolver ciertos puzles.

Este problema no es otro de que el juego nos da demasiada libertad a la hora de movernos o actuar. Tenemos toda una mansión que explorar y, aunque al principio mola ir curioseando por ella, luego se convierte en toda una pesadilla. En los primeros pasos, cuando los puzles son más intuitivos y no hay soluciones enrevesadas, el juego avanza de manera sencilla. Pero luego se convierte en una auténtica locura, porque solo hay una solución para cada puzle y mil y un lugares dónde buscarla.

Bueno, vale, hay DOS cosas bonitas en este juego

Y de esta menera se convierte lo que podría haber sido un buen juego con unos errores pasables en casi un infierno jugable: poniendo complicaciones a los jugadores para encontrar los materiales que necesitamos. Que sí, que cuando el diario es capaz de darte una pista se puede resolver bien el puzle, pero cuando no lo hace solo nos queda recurrir a la guía o rezar por encontrar los objetos con algo de suerte.

Pero no todo tiene que ser malo

La idea de ponernos en la piel del Anticristo y seguir las órdenes de nuestro Padre Infernal no está nada mal, pero es estropeada por la jugabilidad al completo. El desarrollo del juego en sí (separado en capítulos en los que asesinamos a una persona en cada uno), resulta interesante y tiene la suficiente velocidad como para tener enganchado al jugador. Leñe, si pese a todo lo que he dicho el juego en sí me ha gustado y me ha tenido bastante entretenido.

El mejor punto del juego es, con diferencia, la sensación de ser el malo en una película de terror. Lucius es un juego de terror a la inversa, en el que encarnaremos al secuaz del Gran Malvado. No es como Overlord o Dungeon Keeper (aparte de las diferencias entre géneros), aquí no hay rastro de humor, simplemente somos un psicópata que utiliza sus poderes para ir cumpliendo los deseos de nuestro Padre Infernal.

Pero ni siquiera en la historia podemos encontrar un gran consuelo. En general está bastante bien, pero tiene varios absurdos (¿después de tantos asesinatos y suicidios siniestros nadie se larga de la casa por su propio pie?) que estropean su acabado final. Por no decir que tampoco es que sea en realidad nada del otro jueves, sino que simplemente engancha y cumple lo suficiente como para darnos una justificación para acabar el juego. Que, bien mirado, es un grandísimo mérito teniendo en cuenta las carencias del título.

Hablemos del apartado técnico

El juego se mueve utilizando el motor Unreal Engine 3.5, pero utilizado de la peor manera posible. Lleno de bugs y con muy frecuentes y diversas formas de atravesar las texturas del juego (ved el par de imágenes que hacen referencia a esto en el análisis, sobre todo la del final del artículo).

Esto, por desgracia, me pasó bastantes veces

Con una optimización horrible en niveles de calidad altos (sin ir más lejos, me corre a menos FPS que el Arkham City al máximo con las opciones del DirectX 11 puestas a tope) y unas animaciones robóticas y carentes de vida. Vamos, que estamos ante un juego que necesitaría unos 3-4 meses más de pulido, y solo para el apartado gráfico.

La música no está mal, pero es completamete testimonial y carente de personalidad propia. Justo lo contrario que las voces, que en general están magníficas y dan bastante personalidad a los personajes. Pero, oh, de nuevo llegan los errores, ya que la sincronización labial de Lucius casi llega a la altura de la de Deus Ex: Human Revolution, y eso es decir mucho y malo.

Acabemos (que ya bastante me he encarnizado con él)

Pese a todo, y por extraño que parezca, es un juego que no me ha aburrido y que, incluso, me ha dejado mejor sabor de boca que el reciente La Fuga de Deponia. Pero está tremendamente lastrado a nivel técnico y jugable, con multitud de errores no demasiado difíciles de solucinar y que solamente las prisas o la falta de dinero podrían justificar su existencia. Ya hay un parche que soluciona un poco el problema del rendimiento en configuraciones gráficas altas, pero tampoco hace demasiado. Esperemos que vayan solucioando con el tiempo y, si se deciden a hacer una secuela o un sucesor espiritual, aprendan de sus errores.

Y, aunque me ha entretenido, sigo sin haber disfrutado de verdad con la esencia del título. No me gusta hacer el mal ni en los juegos y, aunque aquí en general te plantean todo de forma tan fría que no sientes absolutamente nada, en ocasiones me ha resultado bastante desagradable avanzar. Probablemente esto sido un aliciente a la hora de dar una nota tan baja al juego, pero creo que es la que se merece.

ficha-lucius

Máquina utilizada para el análisis: Intel core i5 2500k a 3,3 GHz; 8GB de RAM DDR3 a 1600 MHz, Nvidia GeForce 560 Ti. Todas las opciones gráficas al máximo, capturas tomadas bajo estas opciones salvo la imagen “bonus”, que me la ha pasado nuestra lectora Valdhala (vaya tela con el bugazo).

Todas las capturas que se ven en este análisis están ya publicadas en nuestro Facebook, en el album de fotos que le hemos dedicado a Lucius.

Sí, estamos fuera de las texturas de la casa, se llega atravesando una pared al final del juego

1 Comentario

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Analizamos Lucius, una curiosa aventura que FX Interactive ha traído a España del estudio novel Shiver Games. Nos pondrá en el papel de un Anticristo de 8 años….

Dejar una respuesta