No, no me estoy quedando con vosotros ni nada de eso. Bobby Kotick, CEO de Activision y mano derecha de Belcebú, según dicen las malas lenguas, compaginará su actual cargo en Activision con la dirección de Coca-Cola, para mover los medios digitales de la compañía, dicen.

Pero, vamos, que seguro que todo esto es un maléfico plan de Coca-Cola para que en todos los Call of Duty aparezcan bebiendo ese dulce néctar con burbujitas y viceversa, que en toda lata de Coca-Cola venga un DLC de X pollarma o similar.

Lo que me parece extraño es que haya pasado por encima de ese chaval que aseguraba ser el vicepresidente de Coca-Cola. ¿Estará enterrado en alguna cuneta?

Vía | El Pixel Ilustre