Breve historia del terror videojueguil: años ochenta

1190
3
Compartir
splatterhourse_cabecera_xenogames

Todos recordamos lo que pasaba aquí. Nos acordamos de eso, y de la madre que lo parió también. Quien más, quien menos, ha experimentado en sus carnes el enfrentarse a un juego cuyo propósito inicial era el de hacértelo pasar bien… haciéndote pasarlo fatal.

No, no me refiero a las malditas máscaras de Super Mario Bros. 2, ni a aquella medusa infernal de Ecco the Dolphin. Estoy hablando de juegos de terror de verdad. Juegos que, si echamos la vista atrás, veremos que ya llevan un buen puñado de años entre nosotros, agachados en las sombras, incluso conspirando desde antes de que naciéramos.

Abro con este artículo una breve cronología del miedo digital dividida en décadas, desde el pixel gordo a la luz volumétrica y chunga. Espero que la odiéis con toda vuestra alma.

NOTA: Las fechas y los sistemas corresponden a la primera versión del juego publicada. No especificaré las demás versiones por haber en ciertos casos una infinidad de ellas.

 

Como es habitual en estos casos, encontrar el punto exacto en la historia del videojuego en el que se aclare cuándo y en qué circunstancias nace el videojuego de terror —o el survival horror, un concepto del que hablaré en el próximo artículo— es complicado, principalmente por la falta de géneros misma, algo que iría evolucionando conforme lo hacía la industria.

Sin embargo, ya habían decenas de juegos de principios de los 80 en los que se jugaba con el temor del jugador, obligándonos a enfrentarnos a criaturas que deseaban hacernos trizas. Había que echarle imaginación y separar los píxeles a un lado del plato, y por supuesto ahora tenemos un concepto bien diferente de lo que es el miedo en el videojuego… pero el miedo más simple, el de morir, estaba ahí.

3d_monster_maze_xenogames

Es quizá 3D Monster Maze en 1982, para el ordenador Sinclair Timex ZX81, el primer juego en el que se nos quita la opción de plantar cara —dicho de una manera cuca, deenfatizar el combate— y, en su lugar, nos convertimos en la presa de un feroz tiranosaurio en un laberinto enorme, con el único objetivo de escapar de sus garras el mayor tiempo posible. Fue uno de los primeros juegos en tres dimensiones, y a pesar de la evidente sencillez técnica, unos mensajes del estilo «el T-Rex te ha visto», «Escuchas pisadas» o «Lo tienes detrás de ti, ¡CORRE!» le bastaban al juego para que nos cagásemos encima.

Seguimos en los ochenta. Atari, borracha de poder, pretendía evitar la distribución de programas no autorizados para sus sistemas mediante un litigio a gran escala que, afortunadamente, le salió rana. En 1983 Wizard Games lanza para la Atari 2600 Texas Chainsaw Massacre, basado en la popular película homónima de 1974 y, muy a pesar de lo que viste en la película, el juego da bastante poco miedo. En la piel de Leatherface —probablemente la primera vez en un videojuego en la que encarnamos al villano— tendremos que correr por el bosque, persiguiendo niñas pequeñas a las que matar con nuestra motosierra mientras esquivamos vallas y sillas de ruedas. Sí, es tan estúpido como suena.

Con más gracia lo hizo Argus Press en ZX Spectrum con Alien, publicado en 1984 basado obviamente en la xenomórfica película de 1979 dirigida por Ridley Scott. En el papel de uno de los tripulantes de la Nostromo, deberemos encontrar al alien que se esconde en los conductos de ventilación y acabar con él antes de él se ponga ácido (je) con nosotros. Decir que el juego contaba con un sistema de psicología en los personajes, quienes podían entrar en pánico o desobedecer tus órdenes.  Complejo, revolucionario para su época y muy, pero que muy angustioso.

alien_xenogames

La atmósfera de Alien también sirvió de «inspiración» para una buena cantidad de juegos de la época, entre los que destaco Project Firestart, publicado en 1988 para Commodore 64 de la mano de Electronic Arts. Un juego de aspecto magnífico y terroríficamente precioso, que hacía uso de técnicas como la rotoscopia, algo que podríamos considerar hoy en día como la captura de movimiento vintage.

Pero no hace falta irse tan lejos para descubrir el verdadero horror gore. Cierta compañía desconocida japonesa por aquél entonces, una tal Namco, sacaba en 1988 en recreativa, bajo la placa Namco System 1, Splatterhouse. La premisa era simple: un ‘yo-contra-el-barrio’ en el que manejábamos a un inocente chico llamado Rick Taylor que, inconscientemente, se pone una máscara maldita con la que gana un poder inmenso. El juego, libremente inspirado en películas como Viernes 13, Evil Dead 2 o La matanza de Texas, obtuvo unas excelentes críticas, así como el honor de ser uno de los juegos más explícitamente violentos de la época.

Los ochenta acababan, pero iba a ser otra compañía japonesa, Capcom, la que conseguiría con un juego cambiar para siempre el concepto sobre los videojuegos de terror. En 1989 se comercializaba en Japón —y de ahí no salió— Sweet Home para Famicom, una aventura rolera de horror psicológico en la que deberíamos investigar una mansión con varios personajes con el objetivo de descubrir el horror que se ocultaba tras ella. Y con horror digo zombies, fantasmas y un incómodo etcétera. Un momento… ¿Capcom? ¿Mansiones? ¿Zombies? ¿Terror? Esto me suena…

sweet_home_xenogames

Tan solo faltaba una pieza, un juego más que daría forma al título más representativo del género, que llegaría siete años más tarde. Pero eso lo dejaremos para el siguiente artículo: los extraños pero felices años noventa.

CONTINUARÁ…

Compartir
Artículo anteriorMetal Gear Solid: Ground Zeroes es cortísimo
Artículo siguienteXenogames 3x08: Super Mario 3D World
Era aún una insignificancia cuando me pusieron un pad de NES en la mano y me dijeron "Juega". Desde entonces, los videojuegos me han hecho disfrutar, y con el tiempo he aprendido a criticarlos en MI justa medida. Soy un bicho raro musical que escucha metal, electrónica y bandas sonoras. Me prostituyo por cualquier cosa que se llame Castlevania.

3 Comentarios

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Todos recordamos lo que pasaba aquí. Nos acordamos de eso, y de la madre que lo parió también. Quien más, quien menos, ha experimentado en sus carnes el enfrentarse a un juego cuyo propósito inicial era el de hacértelo …

  2. No fui mucho de juegos de terror, pero claro que ahi estaban para hacerse un hueco entre los fans. A ver cuales estan en la continuación. ;)

Dejar una respuesta