Compra, joder

3847
4
Compartir

¡Oh, la destrucción de los valores occidentales! El joven capitalista ya no sabe si vale la pena invertir su dinero en algo que podría conseguir completamente gratis. La duda es razonable, claro. Hoy más que nunca. El joven capitalista no para a pensárselo mucho. De hecho, no se lo piensa nada. El tiempo invertido es rápidamente olvidado porque habrá más tiempo (que no dinero) que invertir en algo, en apariencia, novedoso. Se ha olvidado (¿acaso alguna vez se supo?) la dicotomía valor/precio.

En las películas de robos muestran joyas u obras de artes diciendo “tiene un valor incalculable”. Si acaso, se refieren al precio. El precio es un valor (cuidado aquí) objetivo que se fija para que todos tengamos una justicia dentro de la oferta y la demanda. El precio mínimo recomendado para una lata de Coca cola, sin embargo, variará dependiendo del local donde la compremos y dónde esté situado geográficamente. Así, no es lo mismo comprarla en un supermercado en Albacete que en un restaurante en plena Puerta del Sol. Siendo el mismo producto que nos ofrecerá las mismas cualidades: un refrigerio, sin más.

Pero el valor variará dependiendo de otras variables. “Mi reino por un caballo” gritaba Ricardo III viéndose vencido ante Enrique Tudor. ¿Acaso habría algún caballo que cuesta un reino? En absoluto. Pero en aquel fatal momento, cualquier caballo valdría un reino. Así, el valor tiene más que ver con necesidades o apreciaciones subjetivas. Quizá en medio de Madrid, con treinta grados a la sombra, una Coca cola que cuesta 2,50 parece valer más, por la necesidad, que un simple refrigerio en medio de un pueblo que se toma por aburrimiento costando 1,60.

¿A qué viene todo esto? A que los humble bundle nos están volviendo locos.

Que no te estafen

Guau

Vale, eres un jovenzuelo al que le han aportado sus abuelos sesenta euros, porque pasas poco a visitarlos y les hace mucha ilusión que este fin de semana fueras por allí. Tú ya sabías que te iban a soltar la pasta y fuiste por eso, claro, porque habías visto el Call of Duty: Ghost de segunda mano en el cajón de la segunda mano del Game y te molaría tenerlo. Además, de segunda mano, más barato, así lo que te sobre te lo puedes gastar en el botellón que la Jessica se ha comprado un pantalón nuevo en el Bershka y se le ve todo el tanga, eso es que quiere rollo. Y fuma, así que la chupa. Y tú con tu Call of Duty: Ghost, tan contento, que tiene perros y disparos.

Aquí se comete un error fatal. La segunda mano del Game es un cáncer en cuestión de juegos que no tienen ni un año. En Amazon o tiendas de importación el precio del mismo juego original suele ser más bajo. No es este un ataque a la segunda mano, sino a que no te timen esas tiendas malvadas. Hay que comprar juegos, lógicamente, pero siempre hay que ser precavido para ello.

Claro que si el valor del juego equipara o supera al precio del juego, esta discusión es tontería. Ejemplo personal: cuando salió el Bioshock Infinite me hice con él, además de con Tomb Raider y Dark Souls, todo para Xbox 360. Precio total: 100 euros. Valor: incalculable (mira, como las obras de arte). Los tres juegos eran de importación inglesa, en Amazon, y venían en completo castellano. Si los hubiese comprado, no ya en Game, sino en Amazon España, me habría costado casi un 100% más. Y si hubiese tenido ese dinero, no me hubiese importado. Porque los juegos lo valen.  Habría que preguntarse aquí porque un juego en libras o dólares es más barato que en euros, aun haciendo la conversión entre una moneda y otra.

Steam

Mucha culpa de no comprar juegos de salida la tiene Steam y sus rebajas estacionales. Normalmente, el nivel de éxito o fracaso de un juego se calcula en su salida. Es muy ejemplarizante Game Dev Story al respecto: a las doce semanas las ventas del juego desaparecen de tu marcador, así como los ingresos, y ese juego ya no vende más. Cierto que es una mecánica interna del propio juego, pero me parece que refleja verdaderamente la realidad. De nada les vale a los muchachos de United Front y Square Enix que yo haya comprado hace un par de meses el Sleeping Dogs por diez euros en una rebaja del mercadillo de Xbox.

Entroncamos aquí con el punto anterior: el videojuego se debe apoyar en su salida, no en una rebaja de Steam seis meses después porque está tirado de precio. Y es todo culpa de Steam, que nos ha malacostumbrado a ello. Comprar un juego de salida es ya una idea de bombero para muchos porque tarde o temprano tiene que estar rebajado en Steam. Lo veremos ahí, por un 50% menos, y diremos “ah sí, ahora me lo compro, ahora vale la pena”. ¿Acaso valdría la pena esperar un año para comprar el Tomb Raider, siendo uno de los juegos mainstream que más me ha volado el cráneo en los últimos meses? No. Porque además esto conllevaría a la decisión de no continuar la saga (siendo los videojuegos una industria acostumbrada a sacar secuelas). Bulletstorm fue un fracaso por ello, porque todos lo compramos cuando costaba dos euros. O el caso más sangrante: Madworld. El juego que traía lo “hardcore” a Wii, por una vez, fue ignorado totalmente. A los tres meses ya costaba menos de la mitad de su precio original (que yo pagué por él, todo sea dicho, así que me duele el doble).

Estos ejemplos se repiten en los últimos años, de juegos con grandes capacidades e intenciones ignorados en su salida y redescubiertos gracias a rebajas y ofertas, justo cuando ya era tarde para ellos.

Humble Bundle

Hasta ahora hemos estado hablando de la industria del triple A, del mainstream, del blockbuster, de los millones invertidos. Las grandes compañías necesitan de nuestro dinero para mantenerse. Miremos a ese yermo que es THQ con juegos como Darksiders, Saints Row o Red Faction en su catalogo. Juegos que, irónicamente, adquirí en el Humble Bundle de suden una barbaridad en sus primeras doce horas.  Las venta funeral.

Los Humble Bundle funcionan porque lo indie es una carrera de fondo. No necesitan petarlo en su primera semana como sí lo hacen las grandes compañías. Hay casos, claro, como vimos en Indie Game: The Movie, de videojuegos que venden una barbaridad en sus primeras doce horas. En el otro extremo están los chicos de Hitbox Team con su Dustforce. Las ventas diarias en siete días desde el lanzamiento del juego bajaron en más de tres mil. Así, hasta el tercer mes donde solo vendían treinta y cinco juegos diarios. Sin embargo, once meses después de la salida del juego, este experimento un pico en ventas, lo que se traduce en beneficios, gracias al Humble Bundle. No solo sirvió el Bundle en sí, sino que las ventas del juego por separado se vieron aumentadas gracias a la publicidad proporcionada por este.

Pero, ¿es sano tanto Humble Bundle? ¿Acaso está bien pagar cinco euros por seis juegos, cuando cada juego puede llegar a costar el doble de ese precio? ¿No deberíamos gastarnos veinte mil euros cada uno por poder acceder a esa maravilla que es el Hotline Miami? Parece ser que para los creadores son favorables estos indies como medida para conseguir dinero tiempo después de la salida del juego. ¿Y al jugador? ¿Estos Bundles malacostumbran o encaprichan?

Sindrome de Diógenes cultural

Dejad ya de comprar juegos. Puede que esto vaya en contra de todo lo escrito hasta ahora, pero ya está bien. Tenéis la cuenta de Steam petada de cosas que no habéis ni abierto. ¿Y para qué necesitas el último Bundle? Es que está tan barato… Y Steam tiene ofertas… Para, espera. Piensa en esos juegos que están cogiendo polvo en tu ordenador. En los que no has jugado aun. Ellos te necesitan para existir. Jugar es crear. Para un momento y disfrútalos, reflexiónalos, consúmelos. Valóralos.

El gran problema de Steam: me compré por dos euros Beyond Good & Evil y ni lo he jugado, porque después me compré otros juegos más caros que me llamaban más la atención. Bien porque eran más nuevos (y por eso eran más caros) o porque, ya que había pagado tanto por ellos, quería saber que no me defraudaban. Y así ha pasado el tiempo y me he seguido gastando dinero, comprando juegos, pero no he probado el Beyond Good & Evil.

Deberían ustedes, como yo, como todos, plantearnos nuestra ética a la hora de comprar. La ética va ligada a la economía y, como los culos, cada uno tiene el suyo. El mundo se cambia con pequeños gestos. Como no comprar en el Corte Inglés, por ejemplo, que siguen cobrando a precio de salida juegos de hace dos años. Vaya cabrones. ¿Y lo de Bangladesh? ¿Qué me dices de lo de Bangladesh?

4 Comentarios

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: ¡Oh, la destrucción de los valores occidentales! El joven capitalista ya no sabe si vale la pena invertir su dinero en algo que podría conseguir completamente gratis. La duda es razonable, claro. Hoy más que nunca. El jov……

  2. Beyond Good & Evil, juegazo. Me lo pasé dos veces, la primera cuando me lo dejó un amigo hará ya 5 años y la segunda hace dos años, cuando me vino gratis en una revista :P
    No por nada está ese juego en mi top2 (si alguien tiene curiosidad, mi top1 es el Fallout 3 y mi top3 es el Gothic2)
    ——–
    Coincido con el autor del artículo, veo a mucha gente que cada pocos días se compra un juego en steam, y luego apenas le echa 3 horas. Joder, de la enorme lista de juegos en Steam que tengo, los únicos que no me pasé fueron el X3 (interfaz dolorosa a los ojos y una curva de aprendizaje demasiado elevada, DEMASIADO… desesperante -.-”) y el Deadlight (bug que me impidió continuar)

    Por otra parte también protesto, porque hay casos en que pagar 40-60€ por un juego no es viable para algunas personas (yo como ejemplo)
    De echo ahora mismo, los únicos juegos que compraría de salida porque creo que merece la pena no esperar al 50% de steam serían Fallout 4 y Beyond Good & Evil2
    Por lo demás, tengo para gastar en verano 40€ que intentaré aprovechar para hacerme con le último Metro y el último Bioshock, y si sobra algo, algún indie

    PD: creo que le echaré un ojo al tema de la importación de juegos, no sabía que fuera estaban más baratos. ¿Es posible que este artícuulo sea mi santo grial para no tener que esperar a lar rebajas de steam?
    PD2: parece ser que xOne usará bloqueo regional

  3. No pude meter en el artículo, porque lo leí después, una carta de un tipo en la Edge de abril (creo) donde se quejaba de haber pagado 35 libras por el Alien: Colonial Marines el día de su salida. Aunque la carta iba sob otras cosas, me llamo la atención el escándalo que le parecería a este hombre pagar esas 35 libras por un juego de salida. 35 libra son, más o menos, 41 euros. Si no recuerdo mal, aquí en España costaba sus buenos 60 euros. Que cada cual saque sus reflexiones.

  4. Yo los humble ya los compro dando todo a la caridad… es mi manera de ser solidario si se que no voy a jugar. Si creo que voy a jugar, pues ya dejo un poco para los desarrolladores y los de la pagina.

Dejar una respuesta