DOTA 2 VS LoL: Los orígenes de DOTA

1835
6
Compartir
xenogames_dota_vs_lol_origenes_cabecera

No revelo nada nuevo a nadie cuando digo que el género MOBA —o ARTS— ha supuesto una verdadera locura en términos de popularidad, e-sports —con sus correspondientes cotilleos y movidas, vaya que sí—, microtransacciones y comunidad. Dos son los actuales reyes del género: DOTA 2 y LoL. Y dos son las comunidades, en ocasiones enfrentadas en sanguinarias luchas a cuchillo —cuchillos foríles, no os creáis— por ver quién es el mejor. Voy a intentar explicaros, en unos cuantos artículos, de dónde viene cada uno, cómo son, y a qué dedican el tiempo libre.

Quizá haya que empezar aclarando una cosa de conocimiento no tan general. Normalmente se conoce a estos juegos como MOBA, el acrónimo de Multiplayer Online Battle Arena, lo que en castellano castizo traduciríamos como ‘arena de batalla multijugador y online’. Pero el acrónimo lo acuñó Riot, creadora de League of Legends, en 2009, ya que el género ya existía desde hacía un puñado de años.

Concretamente tenemos que remontarnos a 2002, cuando Blizzard lanzó  Warcraft III: Reign of Chaos. El juego, más allá de sus enormes posibilidades multijugador —a la gestión convencional de RTS se le unió oficialmente la mecánica de los héroes, unidades más poderosas que subían de nivel—, incluía un poderoso editor, que tomaba lo mejor del de Starcraft, añadiendo cientos de funciones y juguetitos para el modding controlado.

Fue cuando Eul, un modder conocido dentro de la comunidad de Warcraft 3, rescató un mapa custom de Starcraft, Aeon of Strife, en el que manejábamos a una única unidad muy poderosa (marines, zerglings, carriers…) a lo largo de 3 sendas. Al mapa rediseñado lo llamó Defense Of The Ancients. O DOTA, claro.

Si bien el concepto de manejar héroes a secas ya venía del citado Starcraft, y ya de manera más sólida en Warcraft III, DOTA incluía nuevas posibilidades y profundidad. Se incluyeron las junglas, objetos, enemigos neutrales… Tal fue el éxito de DOTA —desmarcándose de su condición de ‘mapa de WC3’ para convertirse en un juego propio con torneos y comunidad— que cada mapa del estilo se consideraba ‘tipo DOTA’.

xenogames_dota_vs_lol_origenes_01
DOTA en su máximo esplendor

El éxito se prolongó hasta la expansión de WC3, The Frozen Throne, en 2003, donde se implementaron nuevas mecánicas en un mapa rediseñado y renombrado como DOTA All-Stars. Es destacable decir que a partir de este punto, hay un cambio de manos, ya que Eul había abandonado el desarrollo hacía tiempo. Fue  Steve “Guinsoo” Feak quién tomó las riendas, haciendo de DOTA algo enorme. Más tarde, Guinsoo abandona DOTA para dedicarse a un proyecto secreto, y es IceFrog —famoso modder del que no se conoce aún su nombre publicamente— el heredero de DOTA, implementando aún más mecánicas y ajustes.

Avanzamos a 2008, donde empiezan a surgir juegos independientes a Blizzard, tomando prestadas las mecánicas de los mapas tipo DOTA, o de DOTA mismo. Minions, de The Casual Collective explora el concepto mediante Flash de una forma rústica pero reconocible. Demigod, de Gas Powered se convirtió en el primer juego del género a la venta. Empiezan a surgir clones y gente que quiere sacar tajada, como es evidente y lógico.

Es cuando resurge Steve “Guinsoo” Feak, al que quizá conozcáis de hace dos párrafos, que anuncia su proyecto secreto: una continuación del concepto DOTA junto a una nueva empresa llamada Riot Games. El nombre del juego ya lo sabéis: League of Legends. Para desviar la atención de la que ya era competencia —acordaros de que todo lo que se parecía a DOTA era un ‘tipo DOTA’—, Riot etiquetó su juego como un MOBA. Estando uno de los creadores originales de DOTA, os podéis imaginar que de League of Legends se esperaba de todo menos ser una continuación más.

Pero aunque era un original, no era el único. IceFrog seguía siendo el regente, apostando fuerte por DOTA All-Stars, un incontestable en torneos de todo el mundo. Y si League of Legends nacía en Octubre de 2009, cosechando muy buenas críticas de primeras, era en ese mismo mes, de ese mismo año, cuando cierta empresa afincada en Seattle fichaba a IceFrog para una continuación oficial del juego.

El nombre de esa empresa: Valve.

CONTINUARÁ…

Compartir
Artículo anteriorEl encanto de la tienda
Artículo siguienteMighty No. 9 y el zas a Capcom
Era aún una insignificancia cuando me pusieron un pad de NES en la mano y me dijeron "Juega". Desde entonces, los videojuegos me han hecho disfrutar, y con el tiempo he aprendido a criticarlos en MI justa medida. Soy un bicho raro musical que escucha metal, electrónica y bandas sonoras. Me prostituyo por cualquier cosa que se llame Castlevania.

6 Comentarios

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: No revelo nada nuevo a nadie cuando digo que el género MOBA —o ARTS— ha supuesto una verdadera locura en términos de popularidad, e-sports —con sus correspondientes cotilleos y movidas, vaya que sí—, microtransacci……

  2. Como curiosidad, uno de los objetos de League of Legends es la Guinsoo’s Rageblade. Además de ese, hay muchos nombres de objetos y de personajes que llevan el nombre de los desarrolladores del juego.

Dejar una respuesta