Me entran escalofríos de pensar en ver desaparecer uno a uno en el futuro a los genios que han formado esta industria. Si antes fue Steve Jobs, el pasado 8 de Abril (mi cumpleaños) de 2012 dejo este mundo Jack Tramiel. Fundador de Commodore y llevando junto a sus hijos Atari a mediados de los 80 hasta desembocar en la consola Atari Jaguar, nos deja la persona que hizo que hoy concibamos  que un ordenador también sirve para jugar.

La vida activa de Jack Tramiel la podríamos resumir en tres partes: cuando se dedica a las maquinas de escribir y las calculadoras; cuando funda el imperio Commodore y finalmente cuando junto a sus hijos se ponen al mando de Atari para acabar en esas Lynx y Jaguar.

Jack Tramiel nació en Polonia en 1928. Su infancia no puede ser más dura, ya que durante la invasión nazi parte de su familia muere y el es llevado a trabajar al campo de concentración, hasta que es rescatado en 1945. Dos años más tarde marcha a Estados Unidos con la intención de hacer el “sueño americano” y se alista en el ejército, donde entre otras cosas se dedica a reparar maquinas de escribir y trabajar de taxista.

A principios de los cincuenta funda Commodore, aunque al principio era Commodore Portable Typewriter, que era una tienda para reparar maquinas de oficina. Viendo que los japoneses siempre triunfaban en los campos en que ellos se movían, Tramiel decide viajar a Japón para ver con sus propios ojos que se cuece por allí y es entonces cuando descubre las primeras calculadoras digitales, comprendiendo que las maquinas de sumar habían quedado obsoletas. Tramiel era una persona que para sacar adelante los negocios y partido de ellos no le importaba vender al diablo ni a su abuela. Hizo creer a la compañía que le suministraba los chips que él estaba mejor económicamente (cuando era casi lo contrario) y consiguió comprar la compañía por un precio ridículo, a base de engaños.

Tramiel...¿el padre de la informática moderna?

A Tramiel le dijeron que las computadoras serian el futuro, y ese fue su golpe más grande. Hasta el momento tener un ordenador costaba muchísimos dólares que nadie se podía permitir, y siempre se utilizaban en áreas de trabajo. Tramiel cambio todo eso, haciendo los ordenadores para todos los públicos, de un costo mucho menor, y que además de trabajar nos permitiesen programas para la educación y sobretodo… JUGAR.

Es a finales de los setenta cuando aparece el Commodore PET, un primitivo ordenador de monitor de texto verde sobre fondo negro que incluía grabadora de cassette y un teclado similar a los botones de una calculadora. Su gran éxito se debió a venderlo el directamente sin distribuidores, donde sobre todo tuvo una excelente acogida en Europa. Es en esta época cuando soltó su famosa frase: “hacemos computadoras para el gran público, no para los ricos”.

El mercado evolucionaba y maquinas como el Apple II o los ordenadores de Atari se mostraban superiores, así que el punto más alto en la carrera de Tramiel fue tras la salida del Commodore 64, la computadora más vendida de la historia. Sería el producto perfecto: el padre compra el ordenador para trabajar y al mismo tiempo los niños pueden jugar a videojuegos y participar en programas educativos. Seria obligatorio: tenía que haber un Commodore en cada hogar.

Commodore 64, el ordenador más exitoso de la historia... a excepcion de España y el Spectrum

A principios de 1984 Tramiel deja Commodore, ya que no se ponía de acuerdo con sus inversores y había continuas discusiones por las raras maneras de Tramiel de dirigir una empresa, más que nada porque también quería meter a sus hijos en el negocio, formando así una empresa familiar. Forman Tramel Technology y compran a Warner la división de Atari, que estaba muy débil tras la crisis de principios de los 80. Así, pasan a dirigir Atari Corporation. Es curioso que Tramiel pasase a dirigir la que antaño fue su competencia más directa, ya que los ordenadores Commodore y Atari eran rivales. Tramiel nombra a su hijo Sam como presidente, pero en la época de Jaguar, Sam sufre un infarto y Jack Tramiel vuelve a tomar las riendas. Cuando un inversor le presenta un plan para reflotar la compañía, Tramiel se ríe de él, con lo cual da a entender su fea personalidad. Tras el hundimiento en el fango de Jaguar, también se va Atari, que la venden a JTS.

Jaguar, bajo su slogan de 64 bits se esconde lo más desagradable para tus ojos. Huid de ella

Fue cofundador en el Museo del Holocausto, que recordaron a los supervivientes de la guerra de la que el sobrevivió. Ha muerto a los 83 años y su mujer y sus tres hijos aun viven.

Se marcha uno de los pilares fundamentales en la historia de la informática, que tuvo la brillante idea de que un ordenador podría estar en cualquier casa, no solo en el trabajo; un hombre que nos ha traído computadoras que sentaron las bases para que más tarde salieran las demás: Spectrum, Amstrad, MSX…, un hombre que quienes lo conocieron decían que era una persona difícil de tratar. También se le conoce por hacer negocio a costa de la gente y vender productos de una calidad cuestionable (Jaguar). Pero cierto es que resulta una pena, pues se necesitan más personas que cambien el mundo, aunque Tramiel fuese una persona peculiar.Un hombre que conoció la cara más desagradable de la guerra en su infancia y en su etapa de adulto el auge de un mercado que no para de expandirse. Descansa en paz amigo.