Por qué quiero que se impongan los juegos digitales

1174
7
Compartir
impongan-juegos-digitales-banner

En mi anterior artículo, en el que explicaba las razones por las cuales no quería que se impusieran sistemas como Steam u Origin en el mercado digital, parece que no dejé del todo claro mi posición con respecto a los juegos digitales. Dicho a lo bruto: espero que se impongan sobre los juegos físicos, y cuanto antes mejor. Eso sí, con ciertos puntos que, probablemente, no se van a cumplir salvo en unas pocas honrosas excepciones.

Eso sí, antes de comenzar quiero remarcar que este artículo no refleja la opinión de Xenogames sobre el tema. Es una opinión personal de un servidor y que, en realidad, es contraria a la de varios de mis compañeros.

Digamos el porqué

La razón que voy a dar es extremadamente sencilla: acercar a los desarrolladores y a los compradores. Si la cosa se hace como se debe hacer significará una reducción bastante abultada del precio de los juegos. Si se hace como se debe, claro. Si hay una distribuidora de por medio se suele hacer mal el 90% de las veces, pero cuando es el propio estudio el que pone precio a sus creaciones… ahí ya los precios suelen ser mucho más razonables.

Además, de eliminar a los intermediarios se ganaría otra cosa muy importante: la autonomía de los desarrolladores. De momento, los desarrolladores que dependen de una productora o distribuidora suelen tener las alas un tanto recortadas. Ya sea porque les obligan a quitar ciertos contenidos que podrían ser polémicos o determinadas mecánicas que la gente “tal vez no acepte”. La productora siempre mete mano buscando la monetización y a veces eso es acaba matando un juego que, sin haberle tocado nada, podría haber sido un éxito de ventas.

Evidentemente el quitar a las productoras/distribuidoras de la ecuación tiene un gran pero, ¿qué ocurre con las producciones que necesitan una barbaridad de millones? Pues desaparecer, directamente. No creo (quiero) que el futuro del videojuego se encuentre en los AAA, sino en juegos más pequeños desarrollados por estudios más modestos.

Ojo, no estoy hablando de que el futuro de los juegos esté en la escena indie (aunque tienen mucho que decir en este tema), sino en equipos de desarrollo como CD Projekt durante el desarrollo de The Witcher o como Piranha Bytes, que tiene un estudio no demasiado grande y que han llegado a autofinanciarse. De hecho, CD Projekt sigue autofinanciándose y distribuye The Witcher 2 de manera autónoma a través de GOG.

Los juegos de cierto calibre podrían seguir desarrollándose, pero con menores costes y eliminando cosas irrisorias. Y lo primero que se comenzaría a recortar son los gráficos. A ver, ¿de verdad un juego para ser bueno necesita tener los gráficos de Battlefield 3 o The Witcher 2? No lo creo. Yo ahora mismo soy tremendamente feliz jugando a Legend of Grimrock o a New York Crimes. Y, coño, sigo pensando que los paisajes más bonitos que he visto en el último año son los de Drakensang II: The River of Time.

¿Qué un gran desembolso de dinero puede dar lugar a un gran juego? , pero una gran inversión también supone que se tiene que arriesgar menos, poniendo más trabas al desarrollo. Sinceramente, prefiero producciones de menor presupuesto pero con más ideas a lo que estamos viendo en la actualidad.

Por poner un ejemplo fuera de los shooters, Skyrim es un juego que ejemplifica todo lo malo de una gran inversión de dinero. Sí, es divertido. Sí, se nota que lo han mimado mucho. Pero, ¿qué nuevo añade? Nada, absolutamente nada. Hace ya diez años desde Morrowind y lo único en lo que han avanzado es en cubrirse con el escudo de forma manual (que ya se hizo en Oblivion), más facilidad al lanzar la magia y lo de combatir con dos manos.

Y no solo eso, sino que la saga ha ido perdiendo mucho de lo que era. A más inversión, más necesidad de recuperar el dinero rápidamente. Y para ello la desarrolladora necesita hacer el juego más accesible para los nuevos jugadores, sacrificando parte de lo que fue. Eso ha pasado mucho en los últimos años (con la honrosísima excepción de Deus Ex: Human Revolution) y va a seguir pasando a no ser que las cosas cambien mucho.

Lo que me lleva a enlazar con el siguiente tema: que los desarrolladores puedan destinar sus juegos al segmento de jugadores al que ellos quieran. Vamos, como lleva haciendo Paradox desde hace bastantes años con sus juegos de estrategia dura. O como están haciendo los desarrolladores que recurren al crowdfunding, que tiran de nostalgia, buenas ideas o, simplemente, de talento y un gran nombre.

Otra gran ventaja de los juegos digitales es el stock: jamás se agota. A no ser que retiren el juego de la tienda (muy pocas veces he visto eso en mi vida, tan solo con el lío entre Steam y EA con los DLCs de Crysis 2 y Dragon Age 2), lo vas a tener ahí siempre. Bueno, mientras dure la tienda, pero raro es que desaparezcan todas las tiendas digitales que tengan ese juego.

Ahora veamos el cómo

Lo primero, asumir que un juego en formato digital debe de estar más barato que uno en formato físico. No ya por el coste material (que es lo de menos, apenas 5 euros en muchas ocasiones), sino por lo que se llevan las tiendas (un pedazo bastante hermoso, pudiendo llegar hasta casi el 50%). No cuela la rebaja de 5€ que hace Sony con los juegos digitales de Vita. Sí, que es lo que se ahorran ellos en el soporte, pero, cabrones, ¿y lo que se lleva la tienda?

Y la realidad es que, de todo lo que cuesta un videojuego, la desarrolladora no se lleva apenas una mierda. Si es que se lleva, porque muchas veces la productora suelta la pasta para el proyecto a cambio de llevarse ella todos los beneficios y, si no se llega a un cierto volumen de ventas, pueden quitarles la prima final (o, peor, que les quiten el bonus por no llegar a cierta nota en Metacritic). Con los juegos digitales esa barrera está mucho más cerca de romperse.

Pero, eh, ojo, para que yo me gaste 30 euros en un juego digital necesito ciertas garantías o, mejor dicho, ciertos derechos sobre lo que compro.

Aunque ya comenté varias en el anterior artículo, enumeraré aquí unas cuantas:

  • Pleno y absoluto derecho sobre lo que compre. Si yo compro el juego, tengo derecho a poseerlo para siempre, nada de DRMs que necesiten una activación on-line o que me obliguen a utilizar un sistema como Steam.
  • Ninguna limitación de tiempo para volver a descargarlo. Ni tampoco descargas limitadas. Esto es de lo peor que se puede ver por algunas tiendas on-line. Ojo con dónde compráis.
  • No quiero ningún tipo de software que lance el juego digital. Vamos, que si no hay un Steam/Origin de por medio mejor que mejor.
  • Precio razonable que se adecúe al producto que me estén vendiendo. Y, coño, que no vamos a pagar 50€ por un juego en formato digital (excepto los gilís), que para eso me lo compro en físico.

En esas condiciones sí que compro en formato digital, incluso pagaría 30-40€ dependiendo del juego. Y si encima me puedo hacer mis copias de seguridad para grabar el juego en un HD externo o en un DVD/BlueRay, pues infinitamente mejor, ¿no?

De esta manera se conservaría algo muy importante en la industria del videojuego: el préstamo de juegos entre amigos, que fideliza a los jugadores de cara a futuros lanzamientos.

Y ahora, ¿cómo no compraría jamás en la vida? Pues, en primer lugar, un juego con un DRM que me obligue a conectarme a Internet cada vez que quiera jugar, aunque no sea un juego on-line. Aunque el juego costara 2 míseros euros. Tampoco compraría jamás en una tienda que me limite la cantidad de veces que puedo descargarme un juego o que solo me permita hacerlo dentro de un periodo de tiempo determinado.

Entremos en un terreno más árido, ¿qué ocurre con los juegos que están de oferta y en plataformas como Steam u Origin? Pues depende. Yo, personalmente, si la oferta es buena sí que caigo (entre 2 y 5 euros, normalmente más nunca).

Pero, ¿existe acaso un lugar dónde comprar juegos digitales con esas condiciones?

Pues, aunque sea difícil de creer, existen. El caso más claro es GOG.com, que es la que debería convertirse en referente como tienda de juegos en formato digital. No solo vende sus juegos a precios muy aceptables y razonables, sino que todos vienen completamente libres de DRM y con el instalador puedes hacer lo que quieras.

Aunque hasta ahora la tienda había vendido únicamente juegos viejunos, últimamente está añadiendo juegos relativamente recientes, como Far Cry 2, o novedades, como Alan Wake y Alan Wake’s American Nightmare. Y, caballeros, aquí venden en dólares, por lo que no nos intentan timar con el cambio 1$=1€ que tanto nos fastida. Vamos, que si véis un juego en Steam y en GOG a la vez y por el mismo precio, tiraos a GOG, que además te vienen con un cojón de extras (wallpapers y BSO son los más comunes).

Pero no solo está GOG, Gamersgate también vende juegos completamente libres de DRM, te los descargas y para tí. No te vienen con extras, pero al menos los venden de manera justa.

Vayamos concluyendo

En definitiva, me gustaría que los juegos digitales se acabaran imponiendo, pero con unas condiciones justas hacia los jugadores y no a lo que estamos acostumbrados. Quiero más políticas de ventas como las de GOG y menos como las de Blizzard, mejor tratamiento hacia los jugadores.

Y, sí, he dejado deliberadamente fuera dos temas muy importantes: los juegos digitales en consolas y el fenómeno del crowdfunding, que por sí solos tienen demasiada tela como para meterla en este artículo.

Espero que hayáis disfrutado (o, por lo menos, no os hayáis aburrido) leyendo esta sarta de tonterías salidas de la mente de un pobre loco.

7 Comentarios

  1. “De momento, los desarrolladores que dependen de una productora o distribuidora suelen tener las alas un tanto recortadas.”

    No siempre es el caso, pero sí es verdad que la creatividad desmedida no es algo habitual en juegos con un alto presupuesto. Quizá el impacto que están teniendo los juegos independientes puedan marcar una nueva era Clover Studio, por poner un ejemplo.

  2. jajajajajjajaja,que razon tienes!!!!!asi cualquiera,y que pidieran pocos requisitos,que gracias a ello muchos juegos no me van-……

  3. no es ninguna tonteria lo que dices , pero como yo pienso las compañias que mas se van creciendo son a menudo las mas estafadoras .

Dejar una respuesta