La censura de Nintendo en los 8 y 16 bits

2617
4
Compartir
Censura_Nintendo_Xenogames

Hace poco saltaba la noticia: Bravely Default, el que ya muchos dan por sucesor de Final Fantasy, iba a sufrir de censura en Occidente. Si bien no es algo decisivo, no hace mucho también pasó algo muy parecido con otro RPG, Fire Emblem.

Y entonces me acordé del Sello de Calidad de Nintendo. Ese logotipo inconfundible que, desde la era NES, salía en la portada de todos los juegos y que certificaba que el título estaba, valga la redundancia, certificado por la compañía, y por tanto —al menos en teoría—, dentro de los parámetros de calidad mínimos exigidos por los de Kioto.

Un control de calidad que la propia Nintendo ha dejado de lado paulatinamente en las generaciones recientes, y es que, en palabras del presidente de Nintendo of America Reggie Films-Aime: «Nintendo no puede limitar de ningún modo el contenido que está disponible en sus plataforma».

¡Un momeeeento! Eso puede decirlo usted ahora, señor Reggie, ya que hace mucho, pero que mucho tiempo, las imposiciones de Nintendo, al menos en América, eran fieras e implacables, y los estudios tenían que autocensurarse severamente para que su juego se viera publicado en suelo americano.

De ahí nace, pues, la razón de ser de este artículo. Os presento un viaje a la censura de la era 8 y 16 bits, en la que veréis, vía algunos ejemplos, cuán afiladas eran las tijeras que se usaron para cortar los juegos de NES y Super Nintendo. ¡Sujetaros los machos!

«O te tapas o te tapo, fresca»
«O te tapas o te tapo, ZORRUPIA»

El primer juego quizá os suene, ya que tuvimos un remake relativamente reciente: Bionic Commando. Corría el año 1988 cuando este side scroller salía en la Famicom japonesa de Nintendo. Su título original fue Hittorā no Fukkatsu: toppu shīkuretto, y la traducción —¡Y la portada!— os va a llamar la atención: La resurrección de Hitler: Top Secret.

Evidentemente, esto de hablar de la resurrección de Hitler en un futuro distópico era guay. Era tan guay que Nintendo of America dijo «NEIN!». Y para ello se valía de un poderoso documento: Las Pautas de Contenido en Videojuegos de Nintendo of America  (Nintendo of America’s Video Game Content Guidelines). Dicho documento detallaba los síes, pero sobre todo los noes, de lo que un videojuego podía incluir si quería ser lanzado en suelo americano —y en muchos casos, dicha versión editada sería la que nos llegara a nosotros—. En el caso particular de Bionic Commando, se violaba la regla nº7: «Nintendo no aprobará juegos en los que se reflejen símbolos asociados a grupos étnicos, religiosos, nacionalistas o raciales».

De este modo, se impuso una censura muy bestia en el juego. El jefe final dejó de ser llamado Hitler para pasar a llamarse Master-D —con D de Dictador, claro— y nazis, llamados en la versión original The Nazzs, pasaron a llamarse The Badds. Todo muy blanco, como veis, y es que todas las referencias gráficas como esvásticas y demás se eliminaron… Pero, ¿Todas todas? ¡NO!

No se sabe muy bien si fueron las prisas, o que consiguieron colarlo de alguna forma, pero la escena final del juego, en la que vemos la cara de Hitler pixelada estallando en mil pedazos se salvó. Un despiste que seguro hizo que muchos vieran por primera vez en su vida una cabeza humana explotando explícitamente —y exquisitamente— en un videojuego.

Peach_sexy_xenogames
Imagen por Keith P. Rein

Otra regla muy polémica de las impuestas por Nintendo, la nº1, decía así: «Nintendo no aprobará juegos en los que se incluya contenido sexual explicito o implícito, incluyendo violaciones o desnudez». De esta forma, muchos culos, muchas tetas y muchas estatuas fueron tapadas apropiadamente, como es el caso de la escena de desnudez de Ness en Mother 2, que pasó a ser la escena del pijama de Ness de Earthbound. Hay cientos de ejemplos que cayeron en las redes de esta censura, entre los que destaco las estatuas y l@s medus@s de la saga Castlevania, o Final Fantasy IV, donde en la versión japonesa la invocación Siren nos enseñaba un poquito más que en la americana. Pero destaco un ejemplo que se saltó esta censura a la torera, y es Secret of Mana y sus libros guarretes. Olé.

Y vamos con Mortal Kombat. Como sabéis, esta saga es LA saga a la hora de mencionar juegos ultraviolentos y plagados de tripas fuera de su sitio. ¡Qué casualidad! ¡Esto choca de frente y sin cinturón con no una sino DOS reglas de las pautas de Nintendo of America! La regla nº 3 —« Nintendo no aprobará juegos en los que se ilustre una violencia excesiva, gratuita y/o azarosa»— y la 4 —«la ilustración gráfica de la muerte»—. ¿Como entonces pudo salir Mortal Kombat en SNES, me pregunto yo?

Sencillo, aplicando un cambio de nada: eliminar todos los chorretones de sangre. TODOS. Y cambiarlos por sudor. Porque un litro de sudor en tu cara es muchísimo más agradable que unas goticas de sangre, claro que sí. De esta forma los Fatalities del juego pierden mucha —que no toda la— gracia.

Por supuesto, esta versión sufrió un batacazo bestial en ventas si la comparamos con la de Mega Drive, donde no se aplicó censura alguna. La segunda parte ya incluyó todo el contenido original, así como una opción para desactivar la violencia extrema. «Yo usé esa opción», dijo NADIE. NUNCA.

Otros ejemplos de esta regla a los que se pusieron tiritas: Castlevania —otra vez— y la eliminación de todas las gotas, lluvias, charcos y pantanos de sangre. Y su reemplazo por moco verde. O la cutrísima versión de Wolfenstein 3D en SNES, donde se quitó toda la sangre, sí, pero además se quitaron todos los perros. Y se reemplazaron por ratas rabiosas.  Porque… Porque matar perros está mal, pero matar… matar ratas está… Bien. Sí.

Pongo el punto y final aquí, no sin antes pediros por favor si sabéis que pasó con las strippers y las revistas porno de los Final Fantasy de 16 bits. Que las pobres familias estarán preocupadas, no sé.

earthbound_xenogames

4 Comentarios

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Hace poco saltaba la noticia: Bravely Default, el que ya muchos dan por sucesor de Final Fantasy, iba a sufrir de censura en Occidente. Si bien no es algo decisivo, no hace mucho también pasó algo muy parecido con otro RPG,…

  2. Me lo he leído entero, gracias buen post. Aunque es mentira Mortal Kombat, me lo pasé y es mejor que el de Megadrive y los fatalities si están, cambiaditos, pero están. A mi me da igual que sea sangre o sudor o lefazos.

  3. Me lo he leído entero, gracias buen post. Aunque es mentira lo del Mortal
    Kombat, me lo pasé y es mejor que el de Megadrive y los fatalities si
    están, cambiaditos, pero están. A mi me da igual que sea sangre o sudor o
    lefazos.

    • Hola Jose Miguel, gracias por tu comentario. En la versión de Mortal Kombat americana sí se hicieron estos cortes, la versión PAL permaneció intacta. No obstante, lo voy a recalcar en el artículo, porque es verdad, no queda demasiado claro.

      ¡Un saludo!

Dejar una respuesta