La culpa fue del perro: análisis de Simon The Sorcerer

1272
7
Compartir
Simon The Sorcerer - Cena de goblins

Érase una vez un perro aburrido al que le dio por subir al desván. Su dueño, un preadolescente con posters en su cuarto y walkman como los de antes, estaba un poco harto de los deberes y decidió ir a meterlo a la lavadora. Todos sabemos que ver dar vueltas al animal dentro del aparato resulta una idea mucho más excitante que las tareas escolares, ¿verdad?

 Ni corto ni perezoso, el muchacho subió hacia el desván guiado por los ruidos del chucho entre  trastos. Lo encontró dentro de un viejo baúl con olor a… a baúl viejo. Mientras cogía al perro ávido de su centrifugado en la lavadora, cayó al suelo un libro, que al abrirse hizo aparecer un agujero en el aire y al que el chucho no se lo pensó dos veces para entrar. El chavalote, que no podía ser menos, siguió al animal.

No es la lavadora, pero podemos probar.

Eh, pues como un agujero surgido de la nada suele ser un portal interdimensional (Biblia del Freak, Portales 8, versículos 44-45) el desganado treceañero y su chucho cayeron en un altar de piedra, como por arte de magia, ante unos goblins hambrientos y estúpidos que no tenían otra manera más original para la cena que la de invocarla de otra dimensión.

Que nadie pregunte cómo, pero nuestro muchacho y su perro lograron escapar de tan idiotas criaturas y acabar en una cabaña en la que había una carta misteriosa:

“Simon, oye, que soy el mago Calypso, y esta es mi cabaña. Mira, se ha liado muy parda, soy un mago muy poderoso y tal, pero ha venido un malvado hechicero que se llama Sórdido y me ha secuestrado. Tienes que salvarme. Te dejo un atuendo de mago y sólo te doy como pista que te vayas al pueblo a buscar hechiceros, porque sin el título de mago no vas a salvar ni gusanos.”

Que no lo dice así exactamente (en el juego es algo más literario), pero con esta adaptación nos vale.

La cabaña de Calypso, llena de cosas de mago y cachivaches mágicos.

Así comienza Simon The Sorcerer, una aventura gráfica que Adventure Soft lanzaba a la venta en disquetes de 3 ½ en el año 1993. Entre nosotros, Simon mola más que los Monkey Island. Se ha convertido en una de las sagas más icónicas de la época, y se han llegado a hacer 4 juegos más de Simon The Sorcerer.

Simon The Sorcerer y la tradición fantástica

Adventure Soft consiguió crear una historia repleta de pequeños fragmentos y referencias a la literatura fantástica, fábulas y cuentos de hadas, como la historia de Las Habichuelas Mágicas, Rapunzel (que en el juego se llama Repulsiva), la Bruja Mala del Oeste del Mago de Oz, objetos de La Bella Durmiente y La Cenicienta, o la bruja enemiga de Merlín en Merlín El Encantador, que repite los diálogos exactamente iguales a la original y a la que te enfrentas igual que en la peli de dibujos de 1963.

Los diálogos son soeces, agudos y de un humor muy punzante. Es un juego donde vale la pena agotar todas las opciones de las conversaciones por ver las respuestas de los personajes, porque podemos encontrar joyas como estas:

 


 

Hablando con un arqueólogo en su excavación:

Simon: ¿Qué haces aquí?

Arqueólogo: Estoy buscando el híbrido entre las verduras y el humano.

Simon: ¿Te refieres a Marta Sánchez?

 


 

Hablando con un leñador:

Leñador: Los árboles están todos encantados y ahora no puedo talarlos.

Simon: ¿Y por qué te viniste a vivir aquí?

Leñador: Porque en el folleto decía que era el lugar ideal. Le rezo todos los días al dios de los leñadores, Hernia, para que me ayude.



 

En la entrada de la mina de los enanos. A los que creían que un enano se identifica por su tamaño, sólo tengo una cosa que decirles: MENTIRA

Enano: Eh, largo de aquí, sólo pueden entrar los enanos.

Simon: Pero SOY un enano.

Enano: A mí no me engañas, los enanos llevan barba.

 

Al final hubo que buscarse la barba, el argumento del afeitado no resultó.

 


 

Cuando te nombran mago, tienes que hacer un papeleo. Lo primero que te preguntan son tus datos personales:

¿Cuál es tu nombre de mago?

El juego te da a elegir entre las opciones Simon, Merlín, Gandalf o David Copperfield. No me pude resistir a Gandalf.

 


 

Además, sacamos kriptonita de la mina de los enanos, un druida nos da un frasco que pone “Bébeme” y nos cuenta que se lo trajo un “colega” de otra dimensión en la que había conejos blancos y bebía el té con un tipo de sombrero grande, encontramos una estatua de Platón (toma castaña), y oímos una canción de Blancanieves.

Simon y Tolkien, Tolkien y Simon

También nos encontramos con un dragón sospechosamente conocido como Smaug, que necesitará de nuestra ayuda, y con la Reunión Anual de Admiradores de Tolkien, en la que un tipo cosplayeado de Gollum nos contará que Tolkien es el escritor de “El Señor de los Adornos para Dedos” y de “El Hombre Bajito con Pies Peludos” y que, no contento con eso, nos dejará un pequeño “tesoro” de regalo con extraños símbolos grabados en él que es crucial para terminar el juego. Para colmo, hemos de destruir una varita mágica en el lugar donde se forjó, los Terribles Fosos de Rondor.

Para no pagar derechos de autor, no hay alusiones a ninguna obra con su nombre original  en el juego.

Con Smaug en su cueva. Es buena gente y tiene un extintor porque no quiere quemar a la peña.

¿Pero se juega bien?

, el menú inferior tiene las acciones y el inventario, y por lo demás, todo lo identificativo de las aventuras tipo point-and-click: es cómodo. Eso sí, el pixel haunting puede ser exasperante para alguien sin experiencia, porque los objetos importantes no están destacados en ninguna pantalla. Pero chavales, que todo es cuestión de acostumbrarse, eh? Cuando te acostumbras se hace fácil.

Sin exagerar (el que haya jugado lo sabrá) uno podría pasar horas comentando anécdotas, porque no tiene desperdicio. A lo largo de la historia hacemos cosas tan inconexas como alimentar gusanos, robar cerveza, hablar con árboles y derretir muñecos de nieve. Incluso encontramos una máquina tragaperras en una taberna medieval que nos pide para jugar monedas de 5 duros. Con una banda sonora midi muy bien hecha para la época, a veces tienes la impresión de estar metido en un cuento o en un libro de literatura fantástica.

Visualmente es magnífico. Tiene pantallas únicamente preparadas para que pases por ellas, sin ningún objeto ni fin, para que disfrutes del paisaje y las animaciones: puedes estar en un bosque y ver una serpiente que se marea y se cae de un árbol, o un águila cazando un conejo. Las imágenes son una auténtica belleza para la vista, el juego es encantador en todos  sus escenarios. En casi todas las escenas se pueden adivinar caras entre las rocas y los árboles, y puede llegar a haber hasta una veintena de rostros ocultos en una sola pantalla.

He aquí la fábula de las 3 cabras macho Gruff, que representan día a día su papel en el puente (manual incluido).

Como punto flaco, algunos de sus puzles son imposibles de realizar por lógica y es necesario jugar con una guía. Sin embargo, esto no tiene por qué ser un problema, porque aunque absurdos, una vez se resuelven no pueden provocar menos que una carcajada. A parte de eso, y de hacer un pequeño mapa a mano (el del juego puede resultar insuficiente), el mundo de Simon es inmenso y… y que hay que jugarlo, que en el ScummVM va de lujo. Ahí queda eso.

7 Comentarios

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Nacido en 1993 de la mano de Adventure Soft, Simon The Sorcerer se ha convertido en una de las sagas de videojuegos más peculiares. Te presentamos el inicio….

  2. Me encantó el jueguico, en mi opinión con un humor bastante más acertado que Monkey Island (que no me provocó ni la mitad de carcajadas que este Simon). Lo peor que le veo es el pixel hunting, ya que poner que una piedra cualquiera (que no destaque encima de las otras) como objeto vital para terminar el juego es un poco tocapeloteo. Y que encima esa piedra esté en un lugar totalmente random más todavía.

    Pero, en general, una de las aventuras gráficas más bonitas y chulas que he jugado.

  3. Que gran aventura gráfica :) :) con este juego disfrute un montón de crío en los 90,una obra maestra que se hizo para jugarla en MS-DOS,que grandes recuerdos me trae este juego.Respecto a que es mejor que los Monkey Island discrepo,para mi ambas aventuras gráficas son de la época dorada de los videojuegos de pc,diferentes,pero igual de buenos,para gustos,colores.

    PD:Roldan,como esto caiga en conocimiento de Arwen que es forofa de los Monkey Island,no hace fata que te diga que te prepares para “morir” entre terribles sufrimientos xD

  4. Ea, me alegro de que la redacción agrade. Lo cierto es que probablemente este sea mi juego favorito, aún con sus puntos malos (a veces es realmente difícil de jugarlo). Me parece una pena que hayan pasado tantos años y la gente se haya ido olvidando de él. Me alegro de que haya por aquí quien lo recuerde y tenga interés en jugarlo : )

Dejar una respuesta