Declaraciones interesantes las que ha hecho Satoru Iwata, Presidente de Nintendo. Empezando en Agosto, con el lanzamiento de New Super Mario Bros. 2, y continuando desde la fecha de lanzamiento de Wii U, todavía sin confirmar, todos los juegos que salgan en 3DS y Wii U se venderán tanto físicamente como en copia digital, a través de la eShop.

La idea de Nintendo para esto se basa en dos frentes polémicos. El primero es que, en principio, los juegos que se compren de manera digital valdrán lo mismo que la copia física, aunque señala Iwata que no obligarán a las editoras a seguir esta norma. Es de esperar por tanto que al menos los juegos first-party conserven su precio de ambas formas.

El segundo es que las ventas online quedarán ligadas al sistema, y no a la cuenta de usuario. Esto significa que adiós a poder jugar a nuestros juegos en consolas que no sean nuestras. Bien que Nintendo apueste como siempre por las familias, pero esta es una decisión de esas que levanta ampollas. Además, no sabemos qué ocurrirá en caso de estropearse, perderse o que te la roben, aunque es de esperar que haya un servicio online de recuperación de datos, como ya hizo Playstation Network.

Profundizando en el tema, Iwata dice: “El software descargado digitalmente se almacenará en la tarjeta SD del consumidor, y solo será jugable con el hardware con el que se descargó de forma que, al contrario de cómo puedes compartir el software almacenado en formato físico, el consumidor no puede compartir el software con otros sistemas Nintendo 3DS (NdT: y Wii U, suponemos) de familiares o amigos.”

Para Iwata, esta forma doble de vender juegos es un factor clave para potenciar las ventas de juegos en 3DS y Wii U. Además de copias físicas, el presidente de Nintendo espera que en las tiendas también se vendan códigos para descargas digitales de los juegos, algo que aumentaría la visibilidad de los mismos.

Otra de las preocupaciones de Iwata es la venta de software digital en el que no se sepa bien lo que compras, algo que desde Nintendo quieren evitar. “Nintendo no cree que un modelo de negocio así pueda establecer relaciones a largo plazo con nuestros consumidores”. Concluye diciendo: “Esperamos que todo el mundo entienda nuestra política, y continuaremos esforzándonos para evitar malentendidos, teniendo en cuenta que el próximo Animal Crossing podría ser un juego que se apoye mucho en las ventas de contenido añadido.”

Vía | The Verge