Análisis de Mass Effect 3

429
0
Compartir
Encabezado Análisis MassEffect 3

Muchos sabréis que yo no soy muy de hacer análisis. Mass Effect 3 no es que sea un caso especial, ni mucho menos; simplemente me decidí a hacer análisis de todos los juegos “recientes” que termine. A ver si lo cumplo. Avisaré, no obstante, que no voy a analizar el juego técnicamente, sólo me dedicaré a exponer lo que he sentido mientras jugaba, lo que me ha gustado y lo que no y las sensaciones que me han quedado después de terminarlo. Aún así, empezaré con lo típico, que Mass Effect 3 es un videojuego para PC, Xbox 360 y PS3 de rol/acción y que ha sido desarrollado por Bioware y distribuido por Electronics Arts. Dicho esto, vamos al lío…

Lo primero que he de decir es que la saga Mass Effect es de las pocas que, en los últimos años, me ha llegado a enganchar. El primero he de reconocer que se me hizo un poco cuesta arriba, porque su jugabilidad se me hizo odiosa. Sin embargo, su historia y su guión, que son espectaculares, hizo que lo fuese jugando, poco a poco. El segundo se me hizo más ameno, pues la jugabilidad alcanzó un grado de casi perfección, pero es una pena que, tanto en historia (que no es más que un juego de enlace) como en guión, la cosa flojeó. Este tercero está bastante mejor equilibrado, vamos a ver por qué.

Personalmente, lo que más me gusta de los juegos son dos cosas: que me entretenga jugándolo, que me divierta y pase un buen rato, y que me deje un buen recuerdo. La pregunta es: ¿Mass Effect lo ha conseguido? … more or less. Cierto es que se me ha hecho corto (un fantástico síntoma) y que tiene momentos dignos de ver una y otra vez, pero quizás mis espectativas estaban más altas de lo que este título me ha ofrecido.

Mordin - Análisis Mass Effect 3
Eres mi puto héroe, Mordin.

Respecto a la jugabilidad, Mass Effect 3 es un “quiero y no puedo”. Bueno, más bien, es un “quiero, pero no sé”. Yo no quiero que mi querido Shepard vaya dando volteretas por ahí, que corra como un jodido idiota, ni que apunte a la velocidad de la luz. Han intentado acercarse más a lo que los jugadores, digamos, “más casuals a los que la saga no les llamaba”, quieren y les ha salido mal. Esto es un Mass Effect, coño, no queremos tonterías inútiles que no aportan nada y que, no sólo eso, fallan más que una escopeta de feria, porque desde luego las coverturas no es que funcionen a las mil maravillas. En mi opinión, en sistema ya estaba muy bien en ME2 y debería haberse quedado así. Pese a todo, se puede jugar perfectamente.

Una cosa que odio en los videojuegos es que te corten o te bajen el ritmo. Deberían de ser como las buenas pajas: in crescendo. Nada de parar y decir “no puedo más” justo cuando estás a punto de sucumbir en el placer. En esta ocasión, la elevada cantidad de misiones secundarias de relleno, que haces porque sí, con la excusa de “ver todo el juego” pero que realmente, haciéndolas, no ves nada, es uno de los factores de que el ritmo del juego cese. El otro es el uso abusivo del slow motion. ¡Qué desesperación señor! Hay momentos en los que está muy bien usado, sí, pero es que en serio… se pasan.

James - Análisis Mass Effect 3
"El nuevo" resultó ser bastante pro.

Ahora pasemos ahora a hablar de la historia. Es bastante típica, a decir verdad: “los segadores atacan, la humanidad no puede con ellos y Shepard va en busca de sus coleguis para liar la madre de todas las fiestas”. No hay mucho más, por desgracia. Un mini giro de guión, MUY mini, y un final que, bueno… uno esperaba más. No es malo, en absoluto. Al contrario, se podría decir que es un buen final, pero yo, sinceramente, y como muchos otros, esperábamos un poquito más. Sin embargo, mola.

En definitiva, puedo decir que me llevo un grato recuerdo de Mass Effect 3.

Ficha - Análisis Mass Effect 3

No hay comentarios

Dejar una respuesta