Necesitamos a Anita Sarkeesian

2713
9
Compartir

Se especula que con la Xbox One, una madre, con su mandil de cocina y un trapo en la mano, entra en el salón/habitación del joven adolescente y grita “Xbox off” y le apaga la maquinita dichosa porque hay que poner la mesa y ella no lo va a hacer sola que ya le llega con cocinar y fregar y planchar y barrer y tender y cocinar otra vez. Por fin la tecnología, por fin, juega a su favor. Ahora con un comando de voz podrá tener dominado al niño por los cojones, de una puta vez. Antes era más complicado. Buscar el botón de on/off o seguir el rastro del cable hasta desenchufarlo. La reacción de él, claro, sigue siendo la misma. Se emperra, se enfada, “Mamáestabaenmediodeunapartidaonlinedelcallofduty”, se va a su cuarto, portazo, envía un whatsapp, descarga su furia con sus followers, se hace una paja muy enfadado. Al final sale y pone la mesa porque sino su madre no parará de gritar.

Este mismo adolescente ni ha visto ni pretende ver un solo vídeo de Anita Sarkeesian, claro, porque es una feminazi que está criticando una forma lúdica que no comprende porque es una outsider que solo viene a destrozarlo, como los políticos republicanos americanos que creen que tener una consola en casa es más peligroso que tener un arma. Ella, oh, ella qué sabrá. Si las mujeres no juegan y cuando lo hacen solo es al Singstar o a los Sims o al Nintendogs. Si son solo unas posers. Y las que lo hacen de verdad son feas y gordas. O son unas guarras o son asquerosas.

El patrón se puede repetir, casa por casa, salón por salón, habitación por habitación, comentario de Youtube por comentario de Youtube. Por eso necesitamos a Anita Sarkeesian. En un momento clave, de crisis económica, pero también social y política, cuando la sociedad se mira hacia dentro y se pregunta cosas sobre sí misma. ¿Somos realmente machistas, de forma inconsciente? ¿Acaso fomentamos roles que creemos erradicados? ¿Dónde está el límite, en el humor, en el medio, en nuestro día a día?

Estoy a favor de los vídeos de Anita Sarkeesian (¿este debate otra vez?) por muchos motivos: no me parecen en absoluto nocivos para el medio, ella misma aclara al principio de los mismos que se debe disfrutar de estos a la vez que se crítica; todo lo contrario, me parecen necesarios. Y son necesarios porque a) hasta ahora no se ha intentado reflexionar sobre ellos más que en aspectos técnicos (se prodigan los libros de diseño, pero hay muy pocos sobre “semiótica jueguil” o el discurso interactivo) b) crean polémica y, como bien decía chiconuclear, “no es un niño diciendo culo y haciendo reír y enfurecerse a los adultos; es un detector de imbéciles.”

Y estos imbéciles son ese adolescente que da portazos, que en plena campaña de crowdfunding de la muchacha se liaron a insultarla y vejarla de todas formas posibles; consiguiendo tan solo aupar su recaudación hasta la escandalosa cifra de 150.000 dólares. Y, luego, cuando el primer vídeo salió, siguieron machacándola porque dónde estaba ese dinero invertido, con esa pasta te hace una película Michael Bay y demás pamplinas cuando ellos, de hecho, no pusieron ni un duro. De esta forma, Sarkeesian da una muestra indirecta ya no del medio, sino de los usuarios de este.

Volvemos aquí a un tema que siempre me encanta sacar a relucir: los usuarios del medio son los primeros en descalificarlo. Sarkeesian no es una outsider cómo decía antes y ni siquiera pretende destruir los videojuegos o te odia porque tengas pene. No tiene pinta. Pero ese usuario que señala a todo el que pretende crear una teoría crítica porque “esto es un entretenimiento para estar con los colegas, hacer equipos, uno rojo y otro azul, disparar, suter autentico…”, lo único que hace es degradarlo hasta los estándares del abuelo cebolleta que piensa que esto es una tontería para niños.

Defiendo a Sarkeesian porque, en esta encrucijada sobre el género como debate social y no un mero tabú, trae a coalición este debate en un entorno donde nunca antes se había tratado. Y quizá haya personas más interesantes para leer o propuestas más inteligentes (never forget Rosito el Remachador), pero Sarkeesian tiene la popularidad y la polémica, que siempre llama más la atención.

Y no solo es defenderla por abrir el camino en un debate que hasta ahora era impensable (como ella misma dice, los desarrolladores no son hombres que se atusan sus bigotes pensando cómo maltratar a la mujer, simplemente son hombres que no reflexionan lo suficiente sobre ciertos puntos), sino que plantea ideas interesantes en sus, por ahora, par de vídeos.

Quizá el primero era un repaso demasiado general alrededor de la “Damisela en apuros”, esta mecánica narrativa para introducir al héroe en una aventura. Sin embargo, el segundo pasa de ser pura teoría crítica feminista a teoría crítica ¡sobre la originalidad! Sarkeesian repasa una docena de juegos distintos resumiendo su premisa en una sola frase: “Su mujer muere y su hija es raptada”. Juega aquí ya no solo en la liga del estereotipo de la damisela en apuro, sino que recalca cómo los videojuegos pierden originalidad pese a los avances tecnológicos (es interesante ver como la mayoría de estos juegos son de los últimos diez años).

Uno puede estar más o menos de acuerdo con los juicios de valor que hace Sarkeesian sobre estas mecánicas, pero no puede negar el hecho de que existen. Están ahí, se repiten, se graban en el inconsciente y se vuelven a repetir. Y esto no solo repercute en un problema de género, sino que, al final, acabamos jugando al mismo juego una y otra vez.

Sarkeesian no hace nada malo (parece tontería tener que explicar esto) y no pretende arremeter contra nadie ni contra el medio. Los estudios feministas en cualquier ámbito se dieron con fuerza en la década de los 70 y los videojuegos han crecido lo suficiente como para que estos estudios se le apliquen. No nos olvidemos, nunca, que los videojuegos son el medio más poderoso del siglo XXI.

9 Comentarios

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Se especula que con la Xbox One, una madre, con su mandil de cocina y un trapo en la mano, entra en el salón/habitación del joven adolescente y grita “Xbox off” y le apaga la maquinita dichosa porque hay que poner la me……

  2. La tal Anita es una timadora del copón, que sacó ciento y pico mil dólares de un Kickstarter sólo para hacer unos videoblogs (uno o dos) y comprarse zapatos de cientos de dólares

  3. Esa tía se la ha metido bien a todas las feministas que hayan puesto un duro en su cruzada. 150k$ y dos años pa tres mierda de videos. Seguro que se lo ha gastado en putas (eso es lo que diría si fuera un tío, así que igualdad para todos).

    Puedes defenderla tanto como quieras, pero hace análisis sesgados y dice bastantes mentiras (sin ir más lejos, habeis oído hablar de esto? http://en.wikipedia.org/wiki/Sexual_dimorphism). Si quieres defender sus vídeos porque dice cosas de feministas, adelante, nadie te va a decir nada. Pero a mi me daría vergüenza defender unos vídeos obtenidos mediante una estafa y que perpetúan un montón de mentiras.

  4. Por partes:

    -Asunto monitario: no lo saco de ningun lado. No fue a un banco y lo atracó. Fundó un crowfunding con X dinero y acabó consiguiendo X+muchomil dineros más. Y, de hecho, no es un videoblog o dos, sino una serie de doce o trece capítulos (disculpadme, ahora no lo recuerdo exactamente) donde desarrollará diferentes puntos de una tesis. ¿Tenéis problemas con que la gente se gaste el dinero en lo que quiera? ¿O es que habéis puesto dinero y sentís que os debería haber dado algo más? Si es la última cuestión, lo siento profundamente. Pero creedme que gracias a esto habrá nuevas reflexiones más interesantes sobre videojuegos y feminismo en el futuro. Lo que nos lleva a

    -Veo que conocéis personalmente a Anita Sarkeesian y sabéis en qué se ha gastado el dinero. Por favor, mandadle un saludo de mi parte y todo su apoyo. Espero que también os haya comprado zapatos y putas a vosotros.

    -Como yo no la conozco ni he puesto dinero en su campaña, puedo tomarme sus vídeos desde un punto de vista distante y objetivo. Y puede tener sus fallos, análisis sesgados y ¿mentiras?, pero lo que defiendo (ay, explicarlo otra vez me da pereza) es que puede abrir camino a una reflexión posterior mucho más acertada. Estos son los primeros pasos de un bebé que echa a caminar por un terreno pantanoso, así que hay que mostrarle esos errores para que intente repararlos. Pero desde luego, no hay que atacarla desenfrenadamente ni decir que todo es una burda basura porque no comulgues con ello.

    -Como punto al margen que no tiene nada que ver con esto porque aquí hablamos de semiótica y sociología (además de cultura y teoría crítica), hablemos del dimorfismo sexual: BREAKING NEWS las mujeres tienen pechos y la regla y los hombres el órgano reproductor de fuera. Qué novedad. ¿Y? La biología está muy bien desde un punto de vista objetivo y si eres Charles Darwin, pero lo cierto es que el ser humano se ha inventado un constructo llamado sociedad que, desde hace siglos, ha oprimido a la mujer como ser inferior. Cuando, biología y química a parte, es exactamente lo mismo que un hombre. A ver, que esto es de primero de feminismo, que ya lo decía Mary Wollstonecraft.

    -Y ya para terminar, como consejo personal, si no tenéis nada inteligente que aportar a una discusión, no vale la pena que empleéis vuestros esfuerzos en ello.

  5. El dinero lo ha recaudado en una plataforma en la que la gente dona el dinero voluntariamente (valga la redundancia) así que como dice Kyuni, no sé que criticáis de eso. No sabemos cuanto le puede estar costando la “investigación” pero desde luego si no habéis puesto un duro no sé que sentido tiene atacarla por ello.

    Los vídeos están llenos de verdades. Quizás algunas cosas sean exageradas y se puedan sacar de contexto, pero que la mujer es un simple objeto sexual y erótico en la mayoría de los videojuegos es un hecho. Y no solo eso, sino que es un reclamo recurrente para todo.

    Ella será todo lo feminista extrema que queráis, pero si al menos se consigue reflexionar en algo para que la industria madure de una vez se agradecerá. Personalmente estoy harto de que cada año en el E3 casi se le de más importancia a las ‘Booth Babes’ que a los videojuegos, vamos de vergüenza.

  6. No puedo evitarlo, no puedo evitarlo…tengo que decirlo soy DD y DD nunca se autocensura, asiinnque ¡DESDE CUANDO LOS VIDEOJUEGOS SON COSA SERIA! ¡COÑOOOOO, VERGAAAA! Quien se enchufa al JUEGO es porque ODIA, sentarse pasivamente FRENTE a un televisor, FIN. ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Odio las posiciones políticas ligadas al ocio, cada cosa en su sitio!!!!!!!!!

  7. ¿que clase de imbecil defenderia a una hembrista como sarkeesian? solo un white knight urgido.

  8. No estoy en contra de un análisis crítico de los esquemas a los que nos vemos expuestos día con día. Lo que no me agrada es que esta señorita lo hace todo desde una perspectiva muy sesgada. No toma en cuenta el contexto socio-cultural de la trama del videojuego (un ambiente fantástico-medieval va a ser más proclive a mostrar una mujer en el rol tradicional que una aventura futurista), ni las técnicas de marketing que se aplicaron al diseñarlo, sobre todo en función del target (de la misma forma en que los personajes masculinos de Amour Sucre están cuidadosamente diseñados para cautivar y seducir a las jovencitas a quienes va dedicado el juego, los personajes femeninos elaborados para un público masculino poseen características que resultan atractivas para ellos), y eso por citar ejemplos. Como videojugadora, como desarrolladora de videojuegos y como mujer, me parece que le falta objetividad y, en cambio, manipula asombrosamente la perspectiva del juego y sus personajes para apoyar su discurso. Muy hábil, digno de una comunicóloga, pero también, a mi juicio, poco honesto.

Dejar una respuesta