Ni con un palo

2914
14
Compartir
SEXO (+18)

Eso es lo que muchos, en sus sillas y en su ignorancia irremisible deben de pensar con los videojuegos: ni con un palo atado a un wifi. Y estamos otra vez con el juego de marras cuyo contenido sexual es tratado con desprecio, mojigatería e inmadurez. ¿Os suena? Probablemente, ya que llevamos ya varias décadas con la misma cantinela. Es empezar a a hablar sobre coños, pollas, culos y glándulas mamarias, y ver cómo las asociaciones de padres, feministas y otros organismos de estrecha mente y amplísima boca salen de las ratoneras clamando al cielo por tamaña ofensa ante el buen gusto y decoro.

El protagonista de esta semana era Seduce Me, un juego abiertamente erótico cuya entrada en el servicio Greenlight de Steam (que deja a la comunidad la posibilidad de “fichar” nuevos juegos de corte indie) ha sido eliminada en redondo. El motivo, al parecer, es que viola las condiciones del servicio, en las que se señala la prohibición de juegos “con contenido ofensivo”.

¿Ofensivo? Espera, vamos a detenernos un segundo. En Steam hay una cantidad ingente de juegos, más de 1500. Experiencias que van desde lo tontorrón a lo tremendamente complejo, juegos online, e incluso programas. Steam es, y puede que duela reconocerlo, LA plataforma en la que jugadores y desarrolladores toman como referencia para sus compraventas digitales. Es ya un icono cultural de nuestra generación, hogar en el que hay cabida para CASI cualquier contenido… Pero claro, este no ha de ser ofensivo, no señor. Así pues, Steam, ¿A qué llamas ofensivo? ¿A un pene entrando en una vagina?

Me dan ganas de vomitar...
Me dan ganas de vomitar...

Vamos más allá. La industria del porno mueve en EE.UU. (tierra madre de Gabe Newell y Steam) más de cien mil millones de dólares al año. Está por delante (y de lejos) de ligas como la NBA o la NFL, de los ingresos de bebidas alcohólicas y de las apuestas. Me podréis decir “Pero Xabi, eso es porno, no tiene nada que ver con videojuegos”. Vale, otro dato: en 2011 la venta de videojuegos movió en el mundo más de cincuenta mil millones de dólares, líder en el mercado del ocio audiovisual e interactivo. Tened estos datos en cuenta.

No quiero pecar de demagogo; cada sector tiene su público. Pero ponernos una venda no disipará la cruda realidad: el sexo gusta, y el sexo vende. Haced una lista mental de tíos/tías buenorros/as en el mundo del videojuego. No tardaréis mucho: Bayonetta, Nathan Drake, Ezzio Auditore, Geralt de Trivia, Juliet de Lollypop Chainsaw, Catwoman en Arkham City… Iconos de esta generación con un sex-appeal innegable, que empujan hasta cierto punto la venta de un juego. Y hasta aquí todo bien, revolucionan un poco las hormonas de los adolescentes (y no tanto) y ya está, nada serio. El problema es cuando intentas apelar a otros nichos de mercado, el del público adulto. Entonces ya comienzan los problemas.

Puedo entender hasta cierto punto la decisión de Steam. Su plataforma tiene una base muy fiel de usuarios, entre los que se encuentran no solo quinceañeros sin un puto duro, sino universitarios, padres, madres, y, en definitiva, adultos que tienen una Visa a mano y pueden permitirse el lujo de gastarse sus perras. El ver un juego erótico en Steam supondría una desprotección al poder llegar a manos equivocadas.

Pero, ¿No hay maneras de asegurar que un juego de estas características pueda venderse con seguridad al público que lo quiere en Steam? Yo creo firmemente que sí. La venta de juegos se hace a través de tarjeta de crédito, un escollo con el que se pueden encontrar ya de primeras muchos compradores menores. Pero no tiene por qué ser el único. Steam podría instaurar una forma de seguridad basada en DNI-e (ese cacharro que el Gobierno nos regaló tendría por fin alguna utilidad). Steam es una plataforma excelente, y desde allí debería tener en cuenta que esto es una oportunidad de apertura, no una caída en desgracia.

Seduce Me
Si no le mete metralla, entonces está mal

Fijaros en Japón. Los eroges (o juegos eróticos) se venden en los centros comerciales, aun estando en diferentes plantas. Sí, saben a lo que vas si estás en esa planta, pero estamos hablando de que lo venden como un producto normal, no un cáncer para la sociedad. Voy a soltar la misma sandez de siempre: la polémica que se genera por un juego violento no es ni de lejos la que puede traer un juego con contenidos eróticos.

¿Os acordáis de Nada de Ruso en Modern Warfare 2? Sí, una movida chunga, con un parche se dio la posibilidad de pasar la misión y todos tan contentos. Ahora bien, ¿Nadie se acuerda del Hot Coffee de GTA: San Andreas? El juego pasó a ser AO (Adults Only) en EE.UU., fue retirado de grandes cadenas como Wal-Mart y tuvieron que pagar un buen pico de multa. Todo por una feature oculta en el código del juego. Por favor.

Ya no hablamos de las experiencias virtuales como método de escape y de liberar tensión. Hablamos de que el sexo es, lejos de cualquier negocio lucrativo, un acto humano y perfectamente normal. Y como tal, debería ser normalizado, no ya en la vida, sino en nuestro pequeño mundo de videojuegos. Me vienen a la mente algunos juegos que tratan el sexo con seriedad, como Fahrenheit, Mass Effect 2, o The Witcher II. Hablaba ayer con el compañero Roldán sobre este último, y me dijo algunas cosas muy interesantes, como que daba la posibilidad de tratar el sexo como algo inherente al amor conferido hacia una persona, o bien como método de diversión sin compromisos. Como la vida misma, vamos. Bien es cierto que, hasta cierto punto, se puede recrear en exceso, pero que en términos generales lo tratan con rigor.

Usuarios de Steam
Con usuarios así no avanzaremos en la vida.

Y aunque no lo hicieran. Duke Nukem dice marranadas al tiempo que abofetea tetas alien. Kratos se cepilla a Afrodita a cuatro QTEs. No-pasa-nada, siempre que sepamos diferenciar la ficción de la realidad. Y si un jugador, por el hecho que sea, no lo sabe hacer, no importa que juegue a Postal o al genial Aladdin de la Mega Drive; el problema seguirá estando dentro de su mente. Se trata, al fin y al cabo, de divertirse con el juego, con violencia o sin, con tetas o sin, pero sabiendo siempre que lo ocurre en pantalla es f-i-c-c-i-ó-n, y que cuando apaguemos la pantalla nuestro mundo se regirá por otras reglas. Afortunadamente, lo de las concejalas masturbadoras no es algo que veamos todos los días, ¿No?

Quizá el problema está en que estamos acostumbrados a acostumbrarnos. Si hoy Steam tuviera en primera plana alguna imagen de una señorita enseñando sus pechos, probablemente los foros de internet arderían con temas del tipo “OMG TETAS EN STEAM” y similares. Eh, no pasa nada. Independientemente de que esas tetas sean un nada astuto truco de marketing (o no), no tenemos que comportarnos toda la vida como unos críos que ven algo de eso y se ponen rojos y se ríen con nerviosismo.

Estamos cada día enfrentándonos a esto: todos conocemos a gente (si es que no somos ESA gente) que ve series como Juego de Tronos o True Blood (que sí se recrean bastante en el sexo, hay que admitirlo) y lo ven con el volumen bajado por si los vecinos o padres piensan que estamos viendo “algo guarro”. No, joder, no. No se trata de resultar impúdicos y llevarnos el pensamiento de que fornicar en la calle delante de tus hermanitos es algo hermoso y natural, pero tampoco demos al Pause cuando veamos algo como esto (spoilers de Fahrenheit, ojo).

En definitiva, yo no sé qué le pasa a la industria del videojuego con el sexo, enfrentada cada día con una cruzada del buen gusto y la hipocresía. Si tratáramos estos temas como algo natural y hermoso, en vez de como algo sucio e inmoral, quizá veríamos más y mejor sexo en aquello a lo que jugamos. Lamentablemente no hay visos de que esta lucha vaya a acabar nunca, y si acaba, mucho me temo que será por el lado más censor y sobreprotector, ese que ve la libertad de expresión como un mecanismo de inseguridad y de rebeldía. Pero eso sí, sigamos dejando a niños de 10 años infestar los servidores de Modern Warfare 3 con el micro abierto. ¿Acaso hay algo más hermoso que un calibre 12,7 visitando el cráneo de una persona?

Compartir
Artículo anteriorAnálisis Half-Minute Hero
Artículo siguienteiControlPad 2: un mando para tus dispositivos Android/iOS
Era aún una insignificancia cuando me pusieron un pad de NES en la mano y me dijeron "Juega". Desde entonces, los videojuegos me han hecho disfrutar, y con el tiempo he aprendido a criticarlos en MI justa medida. Soy un bicho raro musical que escucha metal, electrónica y bandas sonoras. Me prostituyo por cualquier cosa que se llame Castlevania.

14 Comentarios

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Eso es lo que muchos, en sus sillas y en su ignorancia irremisible deben de pensar con los videojuegos: ni con un palo atado a un wifi. Y estamos otra vez con el juego de marras cuyo contenido sexual es tratado con desprecio,…..

  2. Xabi ya sabes que este tema en los videojuegos es tabú, al igual que la cantidad de censuras con respecto a la violencia.
    Lo de publicar juegos eróticos en Steam, quizá sea por que creen que se les puede escapar de las manos, y un negocio tan redondo como este no se la juega.

  3. Muy de acuerdo con el artículo y con el comentario anterior.
    Este tema es tan polémico como el de “la moral y los videojuegos”. En este mundillo se tiende a generalizar y por ello todos pagamos justos por pecadores. Por ese motivo, gente que quizá quisiera tener la oportunidad de jugar juegos eróticos como “Seduce Me”, no puede por los menores que puedan estar por Steam.
    Pero, de todas formas, no creo que nunca se consiga tratar la sexualidad o el sexo como algo natural y algo “no sucio” porque todavía hay muchas barreras en la mentalidad de la sociedad en la que vivimos. Por desgracia.

  4. Quiero hacer una aclaración: “Steam podría instaurar una forma de seguridad basada en DNI-e (ese cacharro que el Gobierno nos regaló tendría por fin alguna utilidad).”

    En USA no usan ningún tipo de documento de identidad. Cuando te piden alguna identificación, la gente suele dar su permiso de conducir, o un carné escolar, o algo así.

  5. Shengdi: Se agradece la aclaración, yo hablaba de, por ejemplo, la Unión Europea, donde Steam y otros organismos tienen que lidiar con un sistema judicial diferente (el caso de los EULA se trata diferente en Europa y en EE.UU.).

    Pero sí, admito que eso del DNI-e es un clavo ardiendo.

  6. De acuerdo en la base.

    Creo (creo) que nunca jugaría a un juego erótico con la tecnología actual, pero estoy seguro de que tienen un gran mercado.

    De todas formas no hay que entender la decisión de Steam como pura mojigatería: es la decisión más obvia teniendo en cuenta el riesgos/beneficios.

    ¿Cuál es el coste de implementar un sistema efectivo de detección de identidad? ¿Cuál es el coste de crisis por fallos en su implementación? ¿Es factible a nivel internacional? Aunque lograse implementarse, el coste de implementación y daño a su imagen en algunos sectores ¿merecerían la pena a cambio de lo que obtendrían?

    Me parece obvio que no, ni en el mejor de los casos.

    Me encanta la HBO, me encanta la naturalidad con la que tratan el sexo, y juegos como The Witcher muestran un gusto exquisito en este tema, pero socialmente nos queda un larguísimo camino para la:
    A) Normalización del sexo, de la pornografía y del erotismo en nuestra vida normal.
    B) Normalización del ocio digital como una forma de entretenimiento con un público eminentemente adulto.

    Cuando lleguemos allí podremos hablar de que plataformas como Steam se arriesguen, pero hasta entonces su reacción me parece justificable. Sino mira los propios gamers cómo critican la iniciativa.

    Genial artículo, btw.

  7. Agh, no me permite editar.

    También habría que ver si dentro de 20 años la tecnología ha avanzado lo suficiente y tenemos otro tipo de formas de interacción (imaginemos realidad virtual, interacción por más sentidos…) cuántos detractores habría ante las colosales cifras de beneficio que podría generar la industria.

    Como hoy por hoy es ciencia ficción y no parece probable un adelanto tecnológico así, no veo un boom enorme de este género en el corto-medio plazo.

  8. Por fin un artículo serio y argumentado con este tema. No se si es debido a una mentalidad religiosa muy instaurada en la sociedad, pero es cierto que el sexo no debería ser tratado con tanto desprecio, mientras la violencia es aceptada con tanta facilidad. La clave está en la sociedad japonesa, que trata todos los actos humanos como naturales e inherentes a la raza humana, ya estén tolerados o no por la legalidad.

  9. Bruno: Creo sin duda que la “culpa” (no es culpa, realmente) la tenemos los usuarios, que conformamos el grueso de una plataforma como es Steam. Si realmente quisieramos y estuvieramos dispuestos a aceptar contenido erótico en Steam, las tornas se girarían a nuestro favor. Como bien recalcas, no estamos preparados para ello, bien por cultura, educación o por convenciones sociales.

    También es verdad que, de avanzar algo en el género del videojuego sexual, no seríamos nosotros, los occidentales, de llevarlo a cabo. Ya sería antes Japón, que en cuestiones de videojuegos y sexo son amplios conocedores, a pesar de lo hipócrita de su sociedad.

    Gracias por tu apreciación :)

Dejar una respuesta