No los necesitamos

812
5
Compartir

Me empieza a repatear algo que, con arrepentimiento, confieso haber hecho durante mucho tiempo: decir “si no compras este juego no mereces X”, insertando en “X” cualquier apelativo que se pueda implementar en esa oración. Ya sea “no eres un jugón” o “no eres persona” o cualquier otra gilipollez de esas. Cojones, ni que necesitáramos jugar o algo.

Por mucho que nos guste jugar o estar al tanto del mundillo, no hay que elevar esa afición (o profesión) más de lo que es: una parte de nuestra vida. No es nuestro centro (o no debe), no es lo único que importa en el mundo (si acaso es lo que menos debe de importarnos). No necesitas estar al día de todas las noticias para considerarte un jugador, no necesitas ni siquiera jugar todos los días. No necesitas estar en la parte de arriba de las puntuaciones de tu juego on-line favorito. Todo eso es accesorio, una gilipollez de adorno.

Lo que necesitas, ante todo, es vivir. Hay gente que centra sus vidas alrededor del videojuego, en jugar, en estar conectado “con amigos”, en preocuparse solamente de vivir el momento, en no pensar y simplemente continuar delante de la pantalla relajando tus pensamientos y haciendo que las preocupaciones desaparezcan. Dejando de vivir para subsistir en mundos que no existen.

No nos engañemos, no finjamos que todo el mundo del videojuego es sano, no finjamos que gastarse 17.000€ en un cuchillo del Counter Strike es sano, por mucho que el personaje en cuestión pueda permitírselo. No finjamos que podemos permitirnos jugar 4 horas todos los días. No finjamos que no hay ludópatas del videojuego, porque los hay y seguro que la mayoría de nosotros hemos conocido a alguno.

Ahora, ¿cuántos de esos adolescentes que invierten gran parte de sus horas de vida en los videojuegos tienen otras aficiones? ¿Cuántos de ellos saben lo que es una buena novela? ¿O disfrutar de una película que no tenga tiros por todos lados? ¿O salen a hacer deporte? ¿O quedan habitualmente con sus amigos? ¿O hacen una remezcla de todo ello? Espero que muchos, sinceramente. Espero que esto que digo solo les ocurra a unos pocos que son los que más destacan. Me gusta creer que es así, que se consume este medio con más salud de lo que escribo y que las excepciones más “enfermizas” son escasas.

Se que es muy probable que ninguno (o muy pocos) de los que lean esto estén anclados en este extremo. No somos precisamente un tipo de web visitada por ese público adicto a las noticias, pero he visto de cerca gente así (y he sido una de ellas) y necesitaba escribir este pequeño texto lleno de tonterías. Como desahogo más que como artículo propiamente dicho.

Compartir
Artículo anteriorAvernum: Escape from the pit
Artículo siguienteEl verdadero recorrido de Stanley
Me muevo por todos los ámbitos del frikismo, pero sobre todo por los videojuegos, el fandom, wargames y juegos de mesa y el mundo geek. Intento programar cosas chulas cuando tengo tiempo.

5 Comentarios

  1. Pues muy buen texto lleno de “tonterías”. Encima sufro exactamente del mismo desahogo. Me cansa un poco cuando te miran mal enseguida por no haber jugado a algo (y ya de por sí el tema de las etiquetas). Que te guste jugar a videojuegos, no debería significar que no te gustan otras cosas. Hay que saber repartir el tiempo y es una pena llegar al exceso, sea de lo que sea.

  2. De acuerdo,esto no es nuestra vida, es parte de ella. No es asunto de vida o muerte, todo con la importancia debida. Muy buen texto, claro que no son tonterias jejejej ;)

  3. Por desgracia esto es así, el mayor incentivo para que consumas es la presión social, el desprecio. Así que cuando compras te sientes más seguro. Es una especie de felicidad absurda. Yo opto por no tener amigos.

Dejar una respuesta