Compartir

Iba a empezar escribiendo un “hoy”, pero lo cierto es que cuando leáis esto puede que ya sea “el otro día”, así que mejor me ahorro referencias temporales y os comento. En mi habitual recorrido mirando noticias de web en web, enlace a enlace, me he topado con esta publicación en Eurogamer, en la que comentan que Fable Legends tendrá un modelo free-to-play inspirado en League of Legends.

De primeras, lo que más me llamó la atención de la noticia no era el modelo de negocio que seguirá el juego de Lionhead Studios, sino la misma existencia del propio juego en sí. No lo conocía, ni si quiera había oído hablar de él. Es normal teniendo en cuenta que llevo cosa de un año totalmente desconectado del mundo de los videojuegos —supongo que todos los asiduos al blog lo habrán notado—. Intrigado, me puse a buscar información al respecto, y lo primero a lo que llego es a la presentación del E3 2014, donde mostraron una demo con un gameplay multijugador.

Obviando todo tipo de elementos llamativos, como pueden ser la ambientación y el aspecto gráfico, la jugabilidad, o las mecánicas de juego, me fijo en un pequeño detalle. Algo que quizás pueda pasar innadvertido, o que la gente simplemente vea y, desgraciadamente, le parezca algo normal. Nada extraño teniendo en cuenta todos los antecedentes por el estilo que nos podemos encontrar dentro del mundo de los videojuegos. Dicho detalle es la puta falda de la guerrera. O sea, ¿en serio? ¿Qué coño? Cuatro telas mal cortadas y un par de tiras de acero a los lados que apenas le cubren el culo. Lleva unas botas de acero hasta las rodillas, ¡pero absolutamente nada en los muslos! La tía va con un jodido pavés, una espada larga y una hombrera más grande que su cabeza, ¿en qué demonios piensan? ¿Quién en su sano juicio va a combatir con las piernas al aire?

Fable Legends
No sé por qué los tíos sí que llevan pantalones, ¡fuera con ellos!

Por supuesto no es la primera vez que nos encontramos con estos estrambóticos diseños de armaduras femeninas. No es raro escuchar en juegos MMO frases como «cuanto más enseña, normalmente más armadura da», lo cual resulta sumamente triste, además de contra toda lógica. Por lo general, conforme aumenta la calidad de una armadura en un videojuego, también lo hace su atractivo, siendo casi siempre las más fascinantes las últimas en desbloquear. ¿Se supone que cuanta menos armadura haya, más debe gustarnos el diseño? ¿Cómo es que dejar huecos libres proporciona más protección? ¿Desde cuándo se ha vuelto esto una costumbre y por qué cojones lo permitimos?

De verdad, no creo que cueste tanto diseñar modelos unisex, o simplemente crear unos trajes femeninos que no tengan que dejar las toronjas al descubierto, que joder, parece casi un requisito. No estoy pidiendo que vistan a todos los personajes de cuello vuelto, tan sólo reclamo un poco de sentido común. Sinceramente, y esto lo digo desde mi más profundo desconocimiento de historia, dudo mucho que Juana de Arco tuviese una armadura escotada o con las piernas al aire. ¿Por qué en los videojuegos va a ser distinto? ¡Un poco de empatía, señores! Estoy seguro que si los que diseñan estos sinsentidos fuesen los que arriesgasen la vida, agradecerían tener ese pedazo de acero que les falta en el pecho.

Scarlet Blade
Lo más duro de este artículo sin duda ha sido descubrir Scarlet Blade.

Desgraciadamente, hay muchos modelos de cómo no diseñar una armadura. Tantos que incluso creo que prefiero no nombrarlos, pues no han sido poco los que me he encontrado hasta el momento haciendo unas simples búsquedas en Google, y si me pongo a fondo con el tema me da que no termino el artículo en la vida.

En contraposición, y menos mal, sí que hay buenos ejemplos de cómo hacer una armadura en condiciones. Ejemplos que, tristemente, no son tan abundantes como si nos pusiéramos a comentar el caso contrario. Pero los hay, y eso es importante, pues aunque sean pocos, son los que van a acabar marcando el camino a seguir. O por lo menos eso espero. Hablo de juegos como Planetside 2, Natural Selection 2Project: Velyria… o el mismo Dragon Age : Inquisition, siendo uno de los pocos grandes títulos recientes que he encontrado con unos diseños razonables. Posiblemente haya muchos más —una infinidad, espero—, y os animo a que si conocéis alguno los compartáis en los comentarios.

Creo firmemente que estas tendencias son las que deberían empezarse a imponer. Y eso es en gran parte responsabilidad nuestra también, pues somos nosotros, los usuarios, quienes estamos en posición de demandarlo. Ya hay compañías dispuestas a recular y escuchar a sus usuarios. Sin ir más lejos, os dejo el ejemplo de Larian Studios, desarrolladores de Divinity: Original Sing, quienes dieron marcha atrás con los diseños de la protagonista femenina por presiones de la comunidad —claro que se financiaron por Kickstarter, y si no la escuchaban era lapidarse a uno mismo—. Lo que quiero decir es que la idea está ahí y que, ante un descontento generalizado, podemos hacernos escuchar. Muchos no nos harán caso, pero habrá unas cuantos que sí, y por cada una que lo haga tendremos algo que celebrar.

Por último quisiera dejaros con el blog Repair Her Armor, un tumblr que me ha sido de gran ayuda a la hora de elaborar el artículo y que tiene contenido realmente interesante sobre el tema.

1 Comentario

  1. Bravo.

    Sinceramente, basándome en la lógica tiene más sentido que una maga, hechicera, bruja y sucedáneos enseñe cacho antes que una guerrera,arquera u asesina. Es cierto que el imperioso género masculino quiere ver tetas allá por donde pasa, pero no hay que renegar de la lógica y no entiendo el sinsentido de los que se dedican a diseñar armaduras para el género femenino. Como bien dices, no me imagino a Juana de Arco vistiendo una armadura de placas que en la parte de los pechos, solo le cubra una tira apretada.

Dejar una respuesta