Prejuicios del juego pequeño

1533
11
Compartir

Hace años a la salida de clase dos amigos discutían muy fuerte. De estas discusiones que se pueden tener en una barra de bar, pero acabarían con una pelea de taburetes entre moteros y camioneros con múltiples heridos y arrestos domiciliarios. No discutían de fútbol ni de política. Discutían de Fallout 3. Uno de ellos lo defendía como el mejor juego, no ya de la generación, sino de la historia. Decía que las posibilidades eran infinitas y cada partida distinta. Que nunca se había hecho nada igual. El otro, que no lo había jugado pero tenía un cabezón, insistía en que hasta cualquier Mario Kart era mejor juego y eso que era un Mario Kart.

Tiempo después, hablando con otro amigo, me decía que le parecía un escándalo como los juegos de la 3DS costaban cuarenta euros o más. Hasta el New Super Mario Bros 2 costaba los cuarenta dichosos euros y eso que, según él, solo era un parche para el viejo juego. Que no valía la pena pagar ese dinero por algo que ya había salido hace años. Para él no tenía los suficientes alicientes.

En esa discusión se me ocurrió una idea, un prejuicio, que aun no he conseguido definir del todo para convertirlo en algo tangible. Y para eso estamos aquí.

¿Este era el New Super Mario Bros 2... o era el 1? ¿O ya ha salido el 3?

¿Por qué nos parece, al menos en un primer momento, que cualquier Mario Kart es menor que un Fallout 3, tanto como para usarlo como argumento en una discusión donde pretendemos minusvalorar el Fallout? ¿Quizá sea la aparente simplicidad a la hora de jugar al Mario Kart? ¿Acaso es menos complejo un Burnout que un V-Rally porque en el primero no tenemos ni que frenar para tomar las curvas?

El problema, como siempre, es no intentar ahondar en el juego. Tenemos preestablecidos ciertos criterios, quizá por esos análisis que leemos en todos lados donde lo que se puntúa es la calidad gráfica y la duración como pilares básicos a la hora de comprar un juego. Porque un juego cuesta un dinero (bastante) y hay que saber si lo que queremos de antemano es bueno o no.  Por eso supones que un Fallout 3 o un Skyrim valen mucho más dinero y, por lo tanto, nos permitimos pagar más por ellos que un Mario Bros. Nadie nos dice que, en el fondo, Skyrim es una sucesión de mazmorras con personajes clónicos donde lo único que nos interesa es llegar al final para conseguir nuestra recompensa… Como en los Mario Bros.

Por eso vemos a ciertos juegos como pequeños. Como cosas simples al lado de bastos escenarios, inmensas historias, personajes bien escritos o giros de guión. ¡Como si lo simple fuese malo!

¡Salta! ¡Dispara! ¡Muevete! Y ya.

Admitámoslo de una vez: antaño los juegos no duraban ni una tarde. Eran simples, eran pequeños, eran ínfimos. Pero es que los jugadores también eran simples, pequeños e ínfimos. Los videojuegos han cambiado, pero siempre a tenor del jugador. Por eso ahora algún amigo ve como un parche las segundas partes de un Mario Bros y otros consideran que los Mario Kart son algo del pleistoceno, lo suficiente como para infravalorar a un Fallout 3.

Vivimos, sin embargo, en la revolución del juego sencillo: Angry Brids, Canabalt, Fruit Ninja. Todos jugamos a esos juegos por los que no pagaríamos más de tres euros. Los móviles se están cargando las consolas portátiles. La 3DS y la PSVita serían las mejores consolas del mundo en un mundo donde no existiesen los smartphones.

Y el hecho de ver un videojuego en concreto como algo menor al lado de otro nos conlleva a un nuevo problema: pagar. Cuando salen las ofertas de Steam todos nos tiramos como locos a comprar juegos con rebajas desorbitadas. Compramos juegos por un precio menor del que realmente cuesta. No sé cómo funcionan estas rebajas ni cómo se reparten, pero lo importante es cuánto está uno dispuesto a pagar por ellos.

Quizá, como decía mi amigo, pagar cuarenta euros por un Mario Bros es realmente un escándalo. Para él lo era. Y al otro amigo no le importó pagar los sesenta euros que costó en su día Fallout 3.

Al final todo resulta ser una medida de pollas.

11 Comentarios

  1. Lo que es seguro es que al pagar un juego pagas la publicidad que tiene, el desarrollo etc etc, desarrollar un fallout 3 puede llevar años mientras que un fruit ninja o angry birds puede llevarte un año o dos si tardas mucho, además las compañías grandes se aprovechan, porque ya tienen un precio establecido que es lo que estamos acostumbrados a pagar, por eso te quieren cobrar 40€ por mario cuando no deberia de costar mas de 5 o 10. Por eso funcionan sagas como angry birds, que prefieres un juego barato y entretenido o uno caro y entretenido.

  2. muy bueno, pero siempre estan los gustos de uno mismo, aunque yo soy de los que se espera a que bajen de precio o pillarlo de segunda mano y mas ahora que estamos en crisis

  3. Todo es una cuestión personal sobre qué tipo de juegos prefieres o no. A mí personalmente no me gusta nada Angry Birds, pero entiendo que otras personas puedan entretenerse con él. De todo tiene que haber en el mundillo, lo que falta es más comprensión e información, porque no es lo mismo decir que “X juego es 30 horas de pasillo” que “es lineal pero se puede aguantar por X cosa”. ¡Hola holita!

  4. En absoluto de acuerdo con el escritor del artículo. Yo soy desarrollador de videojuegos, estoy en una empresa pequeña que hace aplicaciones para móviles y te aseguro que no es lo mismo programar las interecciones con un entorno INMENSO y con una historia llenísima de posiblidades que un juego casual de karts. Vamos, no están ni en la misma galaxia.
    Por supuesto que los gráficos no deben ser excesivamente importante (lo dice alquien que aún juega al Baldur’s Gate o Neverwinter Night’s), lo que sí es importante es una mecánica de juego interesante.
    El Mario tendrá su público y por ello es un buen producto, porque vende lo que la gente demanda pero es infinitamente más sencillo de programar que un Fallout (lo que no quiere decir que sea peor) pero llamar al Skyrym “sucesión de mazmorras con personajes clónicos donde lo único que nos interesa es llegar al final para conseguir nuestra recompensa” es simplificar hasta lo absurdo un juego descomunal. Sinceramente creo que alguien que dice esto, una de dos, o no lo ha jugado en profundidad o tiene una benda en los ojos.

  5. Pero hombre, si lo digo desde el disfruto y análisis del juego, no desde la creación. Yo de programar no sé y me interesa más bien poco el cómo se ha programado un juego a la hora de jugarlo. Supongo que como a la mayoría. Ya sé que cuesta más un Mario que un Skyrim, pero, jugablemente, Skyrim ES ESO. A la hora de programar, pensar, diseñar y todas las tareas que hay detrás de una sola mazmorra de Skyrim hay mucho más trabajo que quizá en todo un Mario. Pero, sinceramente, eso me importa poco. Porque en una mazmorra de Skyrim los personajes son clonicos, esto es así. Hay mucho más allá, claro. Y yo me he tirado cien horas más allá de las mazmorras. Pero si tengo que reducir la experiencia jugable en ciertos momentos de Skyrim me quedo con eso.

    Que te entiendo completamente. Que yo estudio cosas del cine y sé el curro que hay detrás de un corto para que me llegan algunos a decirme que eso lo hace cualquiera.

    Pero yo, repito, hablo desde el punto de vista de jugador. Y después de cien horas en Skyrim lo he dejado porque me he cansado de su sucesión de mazmorras con personajes clonicos.

    ¡Te has quedado con una boutade de todo el artículo!

  6. A ver, solo comento la parte del artículo que no me ha gustado (Aunque la parte de “Admitámoslo de una vez: antaño los juegos no duraban ni una tarde. Eran simples, eran pequeños, eran ínfimos”, Los creadores de “the eye of the beholder”, baldur’s, Icewind y un larguísimo etc. seguro que hacen tirarse de los pelos a más de uno…XD).
    Estoy de acuerdo con la conclusión pero no en cómo has llegado a ella.

    En fin, lo del Skyrim me ha chocado ¿Acaso no todos los videojuegos tienen un montón de clones? Poner como ejemplo de un juego repetitivo y falto de originalidad al Skyrim es chocante, cuanto menos ¿O es que la mecánica de juego de Mario es más variada?¿Tiene más tipos de enemigos?
    La historia, la rejugabilidad, la duración, la cantidad de sorpresas y secretos, la cantidad de literatura, todo el lore…¿Todo esto no influye directamente en la experiencia de jugador?

    El problema es que estás defendiendo un tipo de producto criticando otro. Todos los grandes juegos son buenos en sus campos y ofrecen lo que un determinado tipo de consumidor desea. No me ha gustado que tengas que criticar a algún tipo de juego para ensalzar otro.

    Y en lo del precio, pues sinceramente me parece intolerablemente caro un Skyrim comprado a 70€ para consola y alarmantemente caro 50€ para PC. Ni te cuento un mario cart por 40€.

    No sé, tampoco quiero venir aquí y que me tachen de troll, es que no he podido reprimir mis ganas de contestarte al ver esas palabras, perdona.
    Por cierto, gracias por contestar, da gusto poder opinar sobre un artículo y que te conteste el mismo autor.
    Un placer.

  7. Uso el Skyrim como ejemplo para dar cuenta de que en esencia juegos tan dispares como este y el mentado Mario no son tan distintos como podría parecer por su apariencia superficial. El problema es verlo desde detrás y no a nivel atómico: ambos juegos consisten en avanzar por un escenario encarnando el rol de X y luchando contra Y enemigos, siempre iguales pero distintos. En este caso no estamos hablando de experiencias, mecáncas o datos comparados, sino de primeras impresiones y sensaciones que puede producir un conctacto superficial con un videojuegos. O sea, se habla de prejuicios. Pero si lo examinas en su esencia mínima, en su reducción última vemos como las cosas no son tan distintas. Aunque por el camino haya que eliminar u obviar partes tanto de la concepció, como de la creación, como de presupuesto o experiencias. Olvidarse de que un videojuego es un videojuego y pensar que es un ente con esencia dividida en el rsto de entes similares, aunque distintos.

    Y yo he pagado encantado 60 euros por Skyrim y 40 por Mario Kart Wii, dos juegazos enormes.

Dejar una respuesta