¿Qué sabemos de The Last Guardian?

1774
2
Compartir
The Last Guardian

Tres E3 han pasado ya desde que el Project Trico se anunciara oficialmente. Bautizado definitivamente como The Last Guardian, nombre que poco tiene que ver con el original japonés Hitokui no Ōwashi Toriko (Trico, el águila come-hombres), es la tercera y última creación del Team ICO, estudio al que le costó dos juegos (ICO, Shadow of the Colossus) ser uno de los estudios más importantes y valorados de los actualmente existentes. Y la niña mimada de Sony ya que nos ponemos.

Con estas credenciales, podríamos pensar que The Last Guardian es el llamado a ser “título definitivo” de esta generación, al menos en el campo de la “aventura con mensaje” que caracteriza al estudio nipón. Pero, a día de hoy, y en plena feria E3 2012, el juego no conoce fecha de salida. Y cada retraso, cada declaración dubitativa hace que los fans del juego nos pongamos cada vez mas nerviosos.

Os invito a que repasemos juntos aquello que sabemos del título, lo que podemos esperar, y si hay motivos para mantener la ilusión, o por el contrario podemos dejar que fluyan las primeras lágrimas de tristeza.

El último guardián

Si eres fan del trabajo del Team ICO, ver un par de segundos al azar del trailer oficial bastan para saber de qué va a ir la cosa: entornos naturales decadentes, aliados repentinos hacia los que se acaba sintiendo cariño, la lucha por la supervivencia ante peligros no siempre claros, el vago conocimiento que tenemos hacia lo que nos rodea… Los puntos de convergencia que unen los tres títulos son palpables, aunque nunca se especifiquen de una manera clara. Y, tal como hicimos con aquél final de Shadow of the Colossus, nos montaremos nuestras películas cuando intentemos enlazar cada pequeño detalle con sus predecesores.

En cualquier caso, el estudio lo hace muy bien jugando con la baza de “lo ya conocido” versus “cómo lo vas a hacer”. Y es que el factor diferenciador de The Last Guardian es una plumífera cosa enorme, llamada Trico. Esta especie de grifo será el aliado circunstancial del protagonista sin nombre, al que nos uniremos por pura necesidad mientras intentamos escapar de un enemigo común: una orden de caballeros que tratan de capturarnos en un castillo por algún motivo desconocido.

The Last Guardian

De esta manera, el juego nos propondrá situaciones similares a las vistas en ICO y Shadow of the Colossus: puzzles en los que hagan falta dos seres, en este caso un niño y una bestia gigante, con todas las posibilidades que ello conlleva. Súbete encima de Trico y te permitirá acceder a puntos altos (incluso volando), dile que espere mientras te escurres por un agujero por el que solo un crío podría entrar. Las posibilidades, aunque mucho no se ha visto, son interesantes, y la interacción con el escenario y Trico parece que van a ser los puntos clave del juego.

Pero, ah amigo, Trico no es Yorda, aquella chica dócil y etérea de ICO. Tampoco es Agro, el caballo amaestrado de Shadow of the Colossus. Estamos hablando de un bicho enorme, salvaje y potencialmente agresivo. Y aunque su tamaño y habilidades puedan ayudarnos, puede que sea una cuestión de conveniencia. Dependerá de nosotros el hacer de Trico un aliado obediente y fiel, o por el contrario un Charizard al que Ash no puede controlar. En un principio, todo será cuestión de guiarle a través de olores y gritos, pero luego la cosa podría complicarse. Y es que, tras una batalla fiera contra los guardias del castillo, ¿Te tomarás tu tiempo para quitarle las flechas a Trico? ¿Le darás de comer cuando tenga hambre? ¿Le acariciarás cuando haga las cosas bien, y le castigarás cuando las haga mal?

Todos estos factores serán decisivos, y conformarán el objetivo último del juego: crear un vínculo emocional entre el chico y Trico dependiendo de lo que hagas. Según palabras de sus creadores, habrán cientos de maneras de tratar con el animal, que darán forma a la relación que tengamos con él. Puedo suponer que esto, previsiblemente, tienda hacia diferentes finales, aunque el creador del título aseguró que “el final será abierto, para que le deis vueltas en vuestra cabeza”. Lo primero que pensamos todos en un principio es que o el chico o Trico (o ambos) morirían, ¿me equivoco?

The Last Guardian

Cómo de bien responda la IA y la física del bicho ante los diferentes estímulos del entorno serán claves para el éxito del título. Puedo suponer que habrán ocasiones en las que se nos limite mucho el uso que le podamos dar (como en escenarios estrechos o habitaciones), aunque se me ocurren otras tantas repletas de originalidad, y es que ¿os imagináis que Trico pueda gritar/aullar para asustar a los guardias? ¿O que podamos lanzarnos al vacío en una persecución desesperada para que éste nos recoja?

Estamos muy desactualizados en lo que se refiere a información del juego. Dos años de silencio, para ser exactos. No obstante, lo poco que sabemos de The Last Guardian es motivo suficiente para saber que las cosas se están haciendo bien. Ahora bien, ¿Qué pasa en Team ICO para que se haya creado esta incertidumbre tan bestial? La respuesta la tiene…

Fumito Ueda

No he mencionado su nombre deliberadamente, porque la figura de Fumito Ueda merece un apartado para sí mismo. De naturaleza humilde y reservada, Ueda tiene en su curriculum sólo tres proyectos completados, cuatro si contamos su trabajo como animador de Enemy Zero (Sega Saturn), un juego bastante desconocido en nuestras tierras, pero de cierto éxito en Japón.

El primer gran proyecto, ICO (PS2), fue el primer gran ejemplo de “alabado por la crítica, vapuleado por el mercado”. A la venta en 2001, ICO planteaba una historia “chico conoce a chica” desde una perspectiva más minimalista y, en cierta medida, artísticamente trágica. Tiene 90% de media en Mediacritic sobre 59 críticas.

Shadow of the Colossus

Shadow of the Colossus (PS2) fue el gran título de Ueda y su equipo. Nos ponía en la piel de un guerrero sin nombre que debía enfrentarse a 13 colosos para recuperar a su amada. Obtuvo una proyección mucho más amplia que ICO, en parte gracias a una jugabilidad más atractiva para el jugador medio. Actualmente tiene 91% de media en Metacritic sobre 77 críticas.

El tercer proyecto es, en realidad, una revisión en alta definición de ICO y SotC para PS3, con soporte en 3D, una mejora sustancial en la tasa de frames y un lavado de cara general que buscan redondear más dos juegos ya de por sí redondos. 92% de media en Metacritic sobre 58 críticas.

En Diciembre de 2011, en plena época de desarrollo de The Last Guardian, dos hechos fatídicos hicieron que todos nos pusieramos a temblar. El primero, que Yoshifusa Hayama, productor del juego, abandonaba Sony para fichar por la empresa de juegos sociales Bossa Studios. El segundo, por puro efecto dominó, que Fumito Ueda, director del proyecto, hacía lo propio, con la diferencia de que, por obligaciones contractuales, acabaría el juego como freelance.

ICO

Qué le llevó a abandonar el barco es algo que, a día de hoy, no sabemos, y es probable que no lo hagamos nunca. Tal vez fuera el dinero, la incapacidad de mantener los presupuestos en un proyecto que se alargaba durante años. Tal vez era su inquietud por hacer otras cosas, por no estancarse en un estilo que calcaba a sus anteriores proyectos.

En cualquier caso, sabemos que sigue en el proyecto. Eso, en parte, nos debería tranquilizar. Pero hay cosas que no nos tranquilizan. De hecho, nos ponen de los nervios.

El proyecto, hoy

Hay varios factores que son motivo de mi preocupación ahora mismo. De acuerdo, sé que se sigue trabajando en TLG, pero… ¿A que paso? ¿En qué fase de desarrollo está el proyecto? Se sabe que Allan Becker, fundador de Sony Santa Monica, está a cargo del proyecto hoy en día. No voy a entrar a cómo le sentará al juego la influencia occidental, lo que estaría bien es que explicaran los problemas técnicos que están provocando dos cosas:

  1. Incertidumbre al no conocer una fecha de salida real del juego
  2. Desconfianza ante un proyecto que está llevando más años de los prometidos

Cualesquiera que sean los motivos que están empujando el juego cada vez más lejos en el tiempo, se agradecería una mayor comunicación. Este juego puede ser un vendeconsolas, aun estando a estas alturas de la generación, de modo que conocer esta clase de detalles no es baladí.

No ha habido este E3 más información que la que he comentado: el proyecto sigue en marcha. ¿Pero qué podemos hacer los fans? Esperar. Y esforzarnos por ver el vaso medio lleno, a pesar de que cada vez esté más vacío. Espero firmemente que en el TGS se muestre algo, cualquier cosa tangible, que demuestre que la ilusión cosechada durante estos tres años ha merecido la pena. Believe.

 

2 Comentarios

Dejar una respuesta