¿Será Final Fantasy XV el renacer de la franquicia?

1577
0
Compartir

Final Fantasy Type-0 ha llegado, al fin, a nuestras tierras remasterizado para la nueva generación. Y no ha venido solo, las primeras unidades traen el incentivo de una demo exclusiva de Final Fantasy XV. Más de 2 horas para degustar una porción del juego que se anunció en 2006.

Los primero minutos de la demo nos presenta el despertar (literal) del grupito de amigos en la tienda de campaña para posteriormente salir y mostrarnos el vasto terreno que hay ante nosotros. Los gráficos, a pesar de impresionantes, se antojan mejorables. Una de las cosas que más saltan a la vista son los dientes de sierra en los pequeños detalles y en los pelos imposibles de los personajes. Los paisajes y los objetos lejanos se ven algo pixelados y molesta un poco cuando estás caminando por campo abierto a plena luz.

El modelado de los NPC, enemigos y sobre todo los protagonistas está muy cuidado y tanto la ropa como la piel tiene tanto detalle que es apabullante. Los efectos de partículas, luces y sombras son impresionantes. Los combates, cuando cae la noche, son un auténtico espectáculo del que no te cansas.

Los detalles en la ropa son una delicia
Los detalles en la ropa son una delicia

El gameplay me ha complacido. La demo solo muestra una zona de todo el juego y es enorme. De hecho, se echa en falta el famoso coche en algunos tramos para movernos más rápido. Noctis puede correr apretando L3 durante un periodo de tiempo que dependerá de si vamos descansados y de la comida que hayamos preparado. Y es que en este Final Fantasy cuando cae la noche los enemigos son más fuertes y numerosos y nosotros más débiles. Por el mapa hay distintas zonas seguras en las que podremos acampar y preparar comida si tenemos los ingredientes adecuados. Dependiendo del plato que cocinemos obtendremos unos bonus de combate u otros. Además, hasta que no descansemos no podremos subir de nivel con la experiencia acumulada en los distintos combates.

2

El combate es genial. Recuerda mucho a Kingdom Hearts, salvando algunas diferencias. Atacamos con cuadrado y Noctis ejecutará un ataque con un arma u otra dependiendo de la posición del enemigo o de su vitalidad. Esto, además, se puede personalizar por si queremos realizar ataque normales más rápidos con un arma ligera o más fuertes con un arma pesada. Las habilidades se eligen con la cruceta y se ejecutan con triángulo. Cada habilidad está ligada a un arma diferente.

Pulsando el botón X, Noctis entra en modo defensa. Cualquier ataque que recibamos será esquivado automáticamente a costa de PM. Esta mecánica tan criticada por dar la impresión de ser algo demasiado casualizado es en realidad todo lo contrario. Hay enemigos y grupos de enemigos que no cesan su ataque y si solo nos dedicamos a esquivar acabaremos pronto sin PM, lo que nos hace entrar en el estado “exánime” en el que nos movemos y atacamos más lento, dejándonos muy a la merced de nuestro enemigo. Si nos dejan sin vida casi no podremos movernos y tendremos que esperar a que un compañero nos reviva o usar una poción nosotros mismos. Si durante este tiempo recibimos unos pocos ataques, se acabó el juego.

Festival de hostias
Festival de hostias

Los combates, en definitiva, son muy divertidos y en algunos casos desafiantes por la gran cantidad de enemigos que se te pueden presentar o por el tamaño que poseen algunos otros (ejem, Bégimo, ejem). En la demo tenemos la posibilidad de invocar a Lamú;  y si todas las invocaciones del juego son así de impresionantes, se nos va a caer la baba cada dos por tres.

Quiero ver a Bahamut
Quiero ver a Bahamut

La historia de la demo no va más allá de tener que cazar a un Bégimo tuerto para cobrar su recompensa y pagar así la reparación de nuestro preciado coche. Por el camino tenemos alguna que otra misión secundaria sin mucha importancia. Es interesante el primer vistazo a la personalidad del grupo y de la relación que mantienen.

Es difícil decir si FF XV puede ser el renacer de la franquicia (si Bravely Default llevara el nombre, no estaríamos hablando de esto) lo que sí os aseguro es que si corrigen el pésimo framerate, mejoran el sistema de apuntado (algunas veces te ves con Noctis pegando palos al aire), más paisajes así de enormes y una historia como las de antaño, vamos a estar ante un gran Final Fantasy. Porque ya os digo yo que ser un gran juego lo tiene asegurado.

Final

No hay comentarios

Dejar una respuesta