Soy un ser humano horrible

1151
6
Compartir

Si el ser humano es bueno por naturaleza o no se lo dejaremos al Ilustrado de Rousseau, que los franceses saben bastante de estas cosas. Y luego está John Cage. No hablaremos aquí de Cage. Lo dejaremos para más adelante. Otro día quizá, sí. Hay que hablar de Cage ahora que nadie habla de Cage. Ahora que quién lo peta es el Assasins Creed Black Flag y Batman Arkham Origins, aunque no les gustó mucho a los señores de la Edge. Dejaremos, pues, pasar un tiempo prudencial antes de hablar de Cage, de Assasins y de Batman.

Como decía, si el ser humano es bueno o no es algo que no nos atañe en este momento. Porque uno puede escorar hacia un lado u otro dependiendo de sus costumbres, hábitos, de la sociedad que lo rodee.  Así, con el tiempo, el individuo en cuestión se descubrirá a sí mismo como un ser bondadoso o malvado. Por mi parte, soy terrible. Malisimo. Veamos:

Soy un jugador horrible

Y no solo por lo malo que soy, que lo soy, sino por lo mal que me comporto a veces. Últimamente he estado jugando mucho al Counter strike porque me ofrece una partida rápida, divertida y sin complicaciones. Entre trabajos y exámenes, es justo lo que necesito. No buscar hasta el último cubito para abrir la puerta o decidir por donde tirar en una conversación. Solo tiros, tiros, tiros.

El caso es que mientras juego yo solo contra gente desconocida no hay problema. Pero, ay, como juegue con amigos. Me crezco. Me crezco contra extraños. Insulto y me meto con sus madres. Yo no quiero, en serio, pero hay veces que la presión social me supera. Me doy cuenta de que es una actitud execrable y estoy intentado sacarla de mi organismo, pero cuesta no llamar baguette a un tipo que pone FR en su nombre.

La ETA

Soy un vago horrible

Aun peor que lo anterior pero directamente relacionado: ya hemos hablado veinte mil veces del síndrome de Diógenes cultural/digital, del acumular juegos en Steam, GoG o la página de Humble Bundle. No hay mayor problema ahí si, más o menos, vas jugando a ellos. A poquitos o en largas sesiones, da igual, si los tienes, dales caña.

El problema es tenerlos y pasarte el día encerrado una y otra vez en el mismo juego. Antes decía que le daba duro al Counter porque no tengo mucho tiempo y es cierto. En parte. Lo cierto es que cuando tengo tiempo… también le doy al Counter. Y eso está mal. Hay niños ahí fuera que no pueden permitirse jugar más que a un triste Inazuma Eleven (aunque he leído que el de 3DS está muy bien) y yo aquí, al calor de una estufa, con mis pantuflas y bata, jugando sin parar al Counter porque me da pereza hacer nada más.

No es malo per se dedicarlo a un juego una vida, pero el Counter ya me produce apatía y desgana. Lo juego en modo automático, sin vivirlo. Sé que hay juegos muy interesantes ahí fuera que pueden reventarme la cabeza (sin ir más lejos, entre medias he jugado al Kentucky Route Zero y Fez y vaya vaya) pero eso me obligaría a comprenderlos. El Counter me está matando neuronas y me vuelve vago.

Soy un comprador horrible

Hace unos días se anunció un juego que me la puso de cemento armado. Ya no recuerdo ni qué juego era. Era un indie de pixeles gordos y relativo bajo presupuesto, eso sí. Pero no sabría decir nombre, fecha de lanzamiento o empresa/individuo que lo está creando. Lo borre rápidamente de mi cabeza por un motivo muy simple: no pensé en comprarlo.

No pensé en comprarlo de salida, claro. Yo no gano dinero, mientras escribo estas palabras no lo hago aunque lo hice y espero hacerlo, pero en un principio no tengo la necesidad imperante de comprar un juego el mismo día de su salida. Porque tampoco puedo. Así que mi mente pensó, sin pensarlo siquiera: “ya lo pillaré en un bundle”.

Humble Bundle
Mira todos los juegos que te traigo

Este no es un comentario sobre los bundles y las rebajas de Steam, de cómo se está rompiendo el mercado. La visión global del problema es ambiciosa y debe tratarse con cuidado. Es un tema micropersonal. Lo roto que estoy por dentro. Ni me planteo el ahorrar un dinero (como se ha hecho toda la vida) o escoger entre X e Y. Solo pienso en que tarde o temprano lo conseguiré por un precio mucho más bajo.

Por favor, no sean ustedes horribles. No sigan los ejemplos aquí expuestos. Y si se ven representados, de alguna manera, traten de corregir sus errores. No hay nada malo en ello. Por una comunidad y una industria limpia. Cierren la puerta al salir. Gracias.

6 Comentarios

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Si el ser humano es bueno por naturaleza o no se lo dejaremos al Ilustrado de Rousseau, que los franceses saben bastante de estas cosas. Y luego está John Cage. No hablaremos aquí de Cage. Lo dejaremos para más adelante. O…

  2. Me he sentido tan identificado que me ha dado miedo. No, no juego al Counter, pero siempre está “x” juego tonto al que le dedico demasiado tiempo teniendo la biblioteca de Steam abarrotada de juegos sin empezar.

    Bueno, insultar, no insulto, más bien descargo mi ira contra mi pobre mesa y en algunos casos, mi teclado.

    • Cookie Clicker, qué te encanta, ¿eh?

      Supongo que seré tonta, pero no he entendido muy bien el artículo. No me ha parecido que fueras una persona horrible, simplemente es que estás saturado. Tener Steam petado agobia y es un hecho. Pero es como cuando tienes mil cosas que hacer y terminas limpiando la cocina para evitar tus responsabilidades. No sé, es que creo que no se puede evitar demasiado…

      Lo único que veo que está “mal” de tu comportamiento es que juegas al Counter sin ganas, sin disfrutar, en automático, como dices. Y, claro, eso es lo feo. Porque aunque dediques la tarde entera al Candy Crush teniendo juegos polludos en Steam o en una estantería de tu casa… si te lo estás pasando bien, ¿qué más da? No te hace menos gamer… Por lo menos así lo veo. Si disfrutas jugando al mismo juego toda tu vida pues que se jodan los demás juegos xD

  3. Una nota rapidísima: Edge es tan poco representativa como Destructoid o Polygon, solo que entre las tres se van rifando la barbaridad más gorda con estos juegos.

    Gran artículo, me llevo sintiendo identificado con esto desde ya hace casi un lustro, últimamente estoy ajustando mis compras e intentando acabar las que hago de principio a fin. No siempre es posible, claro.

  4. Pues al menos juegas online, yo ni eso, puro offline… y solo además jejejeje. Eso de tener varios juegos, a veces creo que por el poco tiempo que hay, uno quisiera dedicarles mas tiempo a algunos juegos, porque cuestan mas, nos gustan mas, etc. peeeeero como no hay tiempo, pues jugamos los mas sencillos y vamos dejando para despues los otros. Que dilema!

Dejar una respuesta