Hoy os voy a hablar de una saga mítica conocida por casi todo el mundo, Super  Double Dragon (Return Double Dragon en Japón), la cuarta entrega para la compañía de Nintendo. A diferencia de sus tres hermanos lanzados para NES, este era exclusivo para SNES pues no se había lanzado en arcade o en ninguna otra consola.

super double dragon-1Fue lanzado en en 1992 en Japón y en América. En América y Europa fue distribuida por Tradeswest a diferencia de japón, que fue Acclaim. Super Double Dragon es un juego de luchas callejeras en las que tendréis que romperos la cara con una banda de maleantes, los cuales van armados hasta los dientes con espadas, cuchillos, palos, nunchukus e incluso rocas. Tendremos que pasar varios niveles de lo mas variado, tales como calles de ciudad, bosques, puentes, barrios chinos, etc. Pasando por 7 niveles hasta llegar a Duke, el jefe de los shadow warriors (no es Ryu Hayabusa, jejeje).

Billy  y Jimmy Lee cuentan en esta versión con nuevas técnicas, como el bloqueo y la barra de “Dragon Power”, que al rellenarla nos damás fuerza y velocidad mezclándola con nuevas técnicas. L cierto es que jugar solo nos conlleva a veces a una lluvia de palos, pero una vez que hemos cogido el ganchillo podremos ser los amos de las calles.

Super Double Dragon-2Su música está bien, pero en mi opinión se podrían haber metido más de las míticas canciones en versión remix, pues no se hacen recordar como las de la anteriores entregas. Pero por lo demás sonidos, como golpes estilo a las películas de Bud Spencer, están correctos.

Vaya, había un personaje clavado a Schwarzenegger en Terminator, los enemigos son de lo más variopinto. Desde los típicos macarras de la parra hasta un payaso, pasando por un boxeador.

En definitiva, es un buen juego para los amantes de la saga, para los que os gusta repartir guantazos por las calles jugadlo, y para los que no lo conozcan probadlo, que no perdéis nada.

Dato curioso y que a la vez me cabrea: en la versión japonesa de Return Double Dragon tiene media hora de juego más en comparación con la europea, que parece un juego sin terminar. Así que si os pilláis uno, que sea la versión japonesa. Avisados estáis.

A la espera de un remake decente nos quedamos jugando a este titulazo de SNES.