Compartir

En la primera parte del artículo nos centramos en la teoría de Marshall McLuhan para llevar a cabo un análisis sobre el tratamiento de la tecnología en Transistor. Para desarrollar la segunda parte no nos vamos a alejar de la ecología de los medios, pero sí vamos a dar el paso hacia la teoría del discípulo de McLuhan, Neil Postman.

Atención: contiene spoilers

Aunque Postman tiene un especial interés en las consecuencias que trae la televisión en concreto, su teoría se aplica a las tecnologías en general, sobre todo teniendo en cuenta que hoy en día la televisión no es el medio supremo, sino que lo es Internet. Considera que la tecnología está alterando el significado de “estar informado” porque crea una especie de información que debería llamarse desinformación. “Desinformación no se refiere a información falsa. Significa que es engañosa; información irrelevante, fragmentada o superficial que crea una ilusión de saber algo, pero en realidad aleja a uno de saber.”

Esta ilusión de saber es característica de la población de Cloudbank puesto que creen saberlo todo sobre lo que ocurre en su ciudad, pero en realidad es todo lo contrario. Mediante los terminales OVC, la gente puede pedir comida, llevar a cabo ajustes en la ciudad y enterarse de las últimas novedades. Nada alejado de nuestra realidad, los boletines de noticias que Red puede leer (y comentar) en los terminales no son del todo objetivos. Muchas de las muertes de los habitantes de Cloudbank fueron cometidas por los Camerata, aun así, en las noticias se lee que fueron exterminados por el proceso. Una de las noticias habla de la de muerte de Red, una supuesta muerte llevada a cabo por el proceso. No es de extrañar ya que la élite mediática estaba formada por los Camerata, los responsables de la muerte de Boxer y de la afonía de Red.

1
“Más noticias según el desarrollo de los acontecimientos”, pero la siguiente noticia asegura la muerte de Red, llorándola con lágrimas de cocodrilo.

En cierto modo, esta ilusión de saber también se transmite al propio jugador ya que creemos conocer tanto a Red como a Boxer, pero lo cierto que es no sabemos ni cómo se siente Red ni si lo que dice sentir Boxer es verdad. La afonía de Red es útil para trasladar la personalidad del jugador al lienzo en blanco que supone el avatar, pero su función aquí no es la de representación, sino la mencionada antes: la desinformación. Es gracias a esta información engañosa por lo que surgen tantos rumores: que si Sybil estaba enamorada de Red y odiaba a Boxer, que si Red y Boxer estaban casados, que si no se conocían y los sentimientos surgieron conforme los acontecimientos… Se produce una paradoja porque precisamente es la desinformación la que enriquece el texto de Transistor alejándolo de la monoforma que supondría si hubiera que leerlo con un solo final posible.

Postman también lleva a cabo un estudio sobre la fenomenología de los cambios tecnológicos: “cinco cosas que necesitamos saber acera de los cambios tecnológicos.” Esta tesis defiende que:

1) Por cada ventaja que ofrece la tecnología, siempre hay una correspondiente desventaja. Concretamente, Postman considera que es la cultura la que “paga el pato” de la tecnología pues siempre es la que se ve más afectada. Esto podemos relacionarlo con Transistor de la siguiente manera: en una ciudad en la que destacan los artistas y los científicos, es decir, la cultura, la llegada de la tecnología siempre supone la desaparición de estos. Y precisamente es por ello que poco a poco van muriendo todos los artistas y científicos de Cloudbank, incluso Red, que a pesar de ser la única superviviente, al final decide “irse al campo.”

La tecnología da, pero también quita, y su paso por esta ciudad se traduce en destrucción. Gracias a la tecnología (a Transistor), Red puede reconstruir la ciudad de Cloudbank, aunque decide no hacerlo porque, ¿qué sentido tiene poseer todo ese poder si no hay nadie más para poder compartirlo?

2) Las ventajas y desventajas de  la tecnología nunca son distribuidas de manera equitativa entre la población. Nada nunca se distribuye de manera equitativa entre la población y la tecnología no iba a ser una excepción. En Cloudbank también nos encontramos con la estratificación característica de una sociedad capitalista: la desigualdad social estructurada es evidente en que, por ejemplo, Red y Boxer pertenecen a clases diferentes. Red vive en Highrise mientras que Boxer en los suburbios. Ella es una cantante muy famosa, él no es más que un boxeador (no está oficialmente confirmado, pero es una de las teorías que mejor encajan con el personaje).

tumblr_n6f57znG2f1rpv933o4_500
Como dice Boxer: “las mejores vistas de la ciudad.”

3) Detrás de cada tecnología se esconde una idea-fuerza. Toda tecnología tiene una filosofía que es expresada en la forma en la que hace que usemos nuestras mentes, en lo nos hace hacer con nuestros cuerpos, en cómo codifica el mundo, en cuál de nuestros sentidos amplifica y cuál de nuestras tendencias emocionales e intelectuales ignora. Como su mentor McLuhan, Postman considera que las tecnologías suponen un cambio profundo en la estructura social, es decir, la tecnología puede determinar cómo somos. Esto se puede relacionar tanto con la teoría de la tecnología como prolongación física o psíquica o a través del análisis de los motivos ulteriores de la élite de Cloudbank.

4) El cambio tecnológico no es aditivo, sino ecológico. De nuevo, volvemos al pensamiento de McLuhan: la tecnología crea un nuevo ambiente, no se suma al antiguo sino que lo sustituye por completo. En palabras de Postman: “un nuevo medio no añade algo; lo cambia todo. Es por eso que tenemos que tomar precauciones respecto a las innovaciones tecnológicas. Las consecuencias del cambio tecnológico siempre son amplias, a menudo impredecibles y enormemente irreversibles.”

2
Es así cómo Cloudbank queda vacía, sin gente y sin edificios, un lienzo en blanco sobre el que construir una nueva sociedad.

5) Los medios tienden a convertirse en míticos. La palabra “mítico” se emplea aquí en el sentido en que Roland Barthes lo usaba: él se refería a la tendencia a pensar que las creaciones tecnológicas son obra de Dios, como si fueran parte del orden natural de las cosas. El problema que existe con que la tecnología se convierta en mítica es que se adopta la postura de que “no hay nada que hacer.” Precisamente así es cómo actúa Royce antes de encontrarse con Red en la última parte del juego. Royce le dice a Red que el proceso no puede ser detenido, que simplemente no se puede. Lo que a Royce se le olvida es que el proceso no es una obra divina, sino que se trata, seguramente, de una obra humana. Y toda obra que se puede construir, se puede deconstruir.

En definitiva, no se puede extraer otra conclusión que no sea que la tecnología, aunque hace nuestras vidas más fáciles y cómodas, no siempre es tan beneficiosa como pensamos. Aunque McLuhan y Postman desarrollaran sus teorías hace dieciséis años, no podemos ignorarlas puesto que son muy acertadas y hoy más que nunca son necesarias para entender muchas de las cosas que experimentamos: el cambio social, económico, cultural y, sin ir más lejos, algunas obras audiovisuales como puede ser este gran juego.

2 Comentarios

  1. Una vez un profesor de Filosofía me troleó en bachillerato preguntándome si la humanidad había dejado de evolucionar y lo que realmente evoluciona es la tecnología. Al final de ese razonamiento estábamos secuestrados por robots inteligentes xD

    Muy interesante las ideas de McLuhan y Postman. En el fondo es un razonamiento de Libertad vs Responsabilidad. Al desarrollar la tecnología, nosotros cambiamos las reglas del juego y para bien o para mal tenemos que acostumbrarnos a ellas. Aquí el abanico de debate que se abre es enorme: desde el analfabetismo tecnológico, a la escalada armamentística…

    La tecnología cambia el mundo. Es un “podemos
    hacerlo, pero ¿queremos hacerlo?” La decisión humana estará siempre al
    final, tanto al desarrollarla como al utilizarla….siempre y cuando no
    vengan “roboces más inteligentes” a quitarnos de enmedio xD

    • Bueno, no sé si te refieres a eso, pero creo que la decisión humana a veces no está tan presente, sobre todo considerando que nos hemos dejado llevar de tal manera que no recordamos ni el momento en el que no vivimos sin tecnología. Es inconcebible.

Dejar una respuesta