Efectos ópticos y el vestidito de los cojones

2874
0
Compartir

Desde la madrugada de ayer, Internet se ha llenado con un simple, intenso y acalorado debate: ¿de qué color es este vestido?

The Dress color original

¿Blanco y dorado, o azul y negro? La pregunta del millón. La foto, publicada originalmente en Tumblr, generó rápidamente una extendida discusión. La autora comentaba que no conseguía ponerse de acuerdo con su amiga sobre de qué color era el vestido, así que decidió subir la foto a Internet para que sus seguidores opinasen al respecto. El vestido se hizo viral pocos instantes después, cuando fue publicado en BuzzFeed, donde la entrada ha recibido ya más de 27 millones de visitas —y cuando leáis estos posiblemente lleve unos cuantos millones más—.

Yo me enteraba del asunto esta mañana, alrededor de las diez y media, cuando una amiga compartió el enlace en Facebook. Lo veía claramente blanco y dorado, y comentaba que posiblemente la causa de que la gente lo viese azul fuese una mala configuración del monitor en los brillos y los contrastes, pues ciertamente me fijé en que si miraba la foto ladeándome o desde un ángulo muy picado, sí veía el vestido azul —supuse que por algún brillo o luz de ese color que a la hora de echar la foto “tintase” el vestido—.

Sin embargo, el debate llegó poco después a mi timeline de Twitter, donde volví a dar mi opinión. Y al igual que encontraba gente con un punto de vista exactamente igual que el mío, los encontraba también que no. Gente en la que por lo general confío en su criterio a la hora de configurar su monitor. Y no sólo eso, sino que también encontraba comentarios de compañeros que, en su oficina, discrepaban sobre el color del vestido, viendo la foto desde el mismo ordenador.

The Dress color comparison

¿Qué está pasando, entonces? La respuesta, aunque tenga una base científica posiblemente más profunda de lo que mi raciocinio alcance, es bastante sencilla: un efecto visual. Leo en Xataka que un experto en el estudio de la visión de la Universidad de Washington, Jay Neitz, se ha pronunciado al respecto. Comenta que, además de ser una de las situaciones más fascinantes que se ha encontrado por la gran disparidad de opiniones, todo se basa en cómo nuestro cerebro interpreta la luminosidad. Como ejemplo pone que él antes tenía un coche rojo, y que, cuando otro que fuese delante activaba las luces rojas de frenado, su coche se volvía blanco a los ojos de alguna gente, demostrando que cuando un objeto de cualquier color es iluminado por una luz del mismo tono provoca que dicho objeto parezca blanco.

“En el mundo, sólo hay dos tipos de personas: los que ven el vestido blanco y dorado y los que lo ven azul y negro.”

De qué color es el vestido. Aunque a muchos nos gustaría dejar la pregunta al aire como un misterio sin resolver, me temo que hay una respuesta absoluta a este asunto. Atendiendo a las palabras de Neitz, y como la propia autora de la foto original demostró poco después subiendo otra foto con diferente iluminación, el vestido es azul y negro. Sí, para desgracia de todos aquellos que lo veíamos claramente blanco y dorado y defendimos nuestro criterio a sangre y espada. Y no éramos pocos, pues las propias encuestas realizadas en BuzzFeed, prueban que alrededor del 70% de la gente ve el vestido de forma equívoca. Lo peor de todo es que puede pasar que incluso en un momento del día vieses el vestido de un color, ¡y unas horas después de otro! A mí mismamente me está ocurriendo ahora mismo, que cada vez veo el color azul con más intensidad, en lugar del blanco que esta misma mañana veía con tanta claridad.

Estos juegos ópticos son todo un rompecabezas. Quizá a lo largo de vuestra vida os hayáis topado alguna vez con el juego de sombras de Adelson, donde una especie de tablero de ajedrez con la sombra de una figura iluminada proyectada en él se burla de nosotros grácilmente. Hoy a raíz del tema ha salido una imagen parecida, donde se ve el dibujo de una chica con el vestido, demostrando claramente que, pese a que los colores son exactamente los mismos —he añadido los códigos RGB para darle más inri—, los vemos de manera muy diferente por culpa de los colores que los rodean.

The Dress color comic
Original por xkcd.

Otra demostración sobre el color del vestido, aún más clara incluso, es este Vine en el que el vestido, literalmente, cambia de color al alejarlo del foco de luz.

 

Conclusión. El color azul lo carga el Diablo y tengo una percepción de mierda.

No hay comentarios

Dejar una respuesta