El videojuego cinematográfico: a la sombra del cine de acción

1640
13
Compartir
Videojuegos y cine de acción: Uncharted

Ya están muy manidas. Me refiero a las expresiones del tipo “un juego con escenas de acción al más puro estilo cinematográfico” y demás sucedáneos. Ya está bien. Este tipo de frases de las que la prensa especializada hace uso y abuso constantemente empiezan ya a ser molestas, más por la finalidad de las mismas que por las oraciones en sí. Este tipo de aseveraciones parecen indicar que parte de la calidad global del juego está directamente ligada a su semejanza con el séptimo arte. Es el colmo. No sólo se menosprecia al videojuego, ¡sino que es necesaria su comparación con el cine como forma de arte superior! De locos.

En cualquier caso, al hablar de un videojuego, me resulta mucho más dolorosa la frase “casi parece una película”, que remarca aún más la etiqueta de “ocio de segunda clase” del juego. Vamos a ver, que hay videojuegos que tienen situaciones que recuerdan a diversas películas es algo que no se le escapa a nadie pero, ¿nos hemos parado a pensar a qué tipo de películas se asemejan? Si pensamos en las grandes secuencias de acción y explosiones de la saga Uncharted, los disparos y la destrucción de Call of Duty, o el presente de la franquicia Resident Evil nos pueden venir a la memoria cintas de directores como Roland Emmerich y su obsesión con que el mundo se acabe, Michael Bay y su romance con las explosiones, los tiros y las escenas hechas por ordenador; o Paul W.S. Anderson y sus acrobacias, zombies, uso del slow-mo y, otra vez, las ensaladas de tiros.

Michael Bay, explosiones y videojuegos
Para Michael Bay NUNCA hay suficientes explosiones.

Pues bien, todas ellas son películas mediocres, nacidas con el único propósito de arrastrar gente a las salas a golpe de efectos especiales y secuencias de acción impactantes, no grandes obras cinematográficas de referencia. ¿Es esto lo máximo a lo que puede aspirar un videojuego? Espero, y creo, que no. De esta forma, Uncharted sería una mera copia de la saga Indiana Jones, pero con las espectaculares escenas que Spielberg no pudo rodar por falta de tecnología en la época, mientras que  Call of Duty: Modern Warfare resultaría ser una amalgama de diferentes situaciones recogidas de multitud de películas bélicas, todo ello decorado con escenas scriptadas espectaculares, explosiones y un filtro marrón para dotar de sentido al conjunto. Afirmar esto igual es pasarse… Bueno, lo cierto es que Call of Duty es solo un copia y pega de multitud de películas, explosiones y el filtro marronesco.

De todas formas, resulta destacable a la par que curiosa la evolución de una de las sagas anteriormente mencionadas junto a su hermana cinematográfica: hablo de Resident Evil. Digo que resulta curioso puesto que, mientras la franquicia jugable lleva demasiado tiempo estancada, su equivalente en cines (con 4 entregas estrenadas y una en proceso) goza de una salud más que envidiable, atrayendo cada vez a más y más gente a las salas. De hecho, son las adaptaciones al cine las que han aumentado la popularidad de la saga jugable,  que se ha convertido ahora en la hermana fea. Ésta última, en un intento de alcanzar el mismo éxito, trata de copiar la “acción cinematográfica” y, siendo claros, le sale el tiro por la culata. No son pocos los que añoran la saga que popularizó el survival horror con zombies, ahora convertida en un mero exploit del género de muertos vivientes más taquillero.

Sin embargo, mientras que el apelativo “cinematográfico” en una obra jugable tiene connotaciones supuestamente positivas, no sucede lo mismo a la inversa. Es decir, que una película parezca un videojuego no hace sino aumentar el recelo acerca de su calidad, automáticamente tiene todas las papeletas para ser considerada un bodrio taquillero. ¿Han oído alguna vez la frase en boca de conocidos de que una película o su contenido “es muy de videojuego”? Pues eso. Siendo matemáticos, la cantidad de contenido “de videojuego” en un film es inversamente proporcional a la calidad del mismo. Ahí tienen a la soporífera Max Payne con un inexpresivo maniquí protagonista llamado Mark Whalberg, Doom y sus marines espaciales estereotipados y su argumento casposo, o la nefasta en todos los sentidos Alone in the Dark. Pero esto no acaba en las supuestas “adaptaciones” de franquicias jugables al cine, películas como “Sucker Punch” o “Gamer” pueden ser consideradas “muy de videojuego” ( y malas) sin tener una referencia directa con ninguna saga.

Con todo esto no quiero decir que los videojuegos no deban beber de otras artes (como el cine, la pintura, etc), sólo quiero remarcar que es necesario que se le trate como el medio en sí mismo qué es, con las particularidades y elementos que lo hacen único. No hacerlo es caer, bajo mi punto de vista, en un tremendo error. Pero vamos, que quien quiera puede seguir tratando al videojuego como el acompañante feo del cine. Si total, a esto jugamos cuatro gatos.

Compartir
Artículo anteriorLos mejores pinballs de la historia
Artículo siguienteTrailer de Mercenary Kings, Un Run'n'gun con crafting de armas
Papá me llevaba todas las semanas al cine y así he salido. Devoro cualquier cosa relacionada con la ciencia-ficción que se ponga por delante. Arduo defensor de leer en el autobús y de que los videojuegos tengan una buena historia. Me dedico a buscarle sentido a las películas y videojuegos que a priori no lo tienen.

13 Comentarios

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Los videojuegos tienen mucha influencia del cine de acción. A aquellos que se inspiran en películas de dicho género se les llama videojuegos cinematográficos….

  2. ¡Como vuelvas a insinuar que Michael Bay y sus transformers, Sucker Punch o Gamer son malas, voy a tu casa y te parto el costillar!

    Es cierto que los medios tienen tirar por frases hechas demasiado manidas para hablar de juegos o películas. Pero el problema no está tanto en los medios como en los juegos que realmente quieren parecerse a las películas. Que no digo que esté mal, el videojuego es un medio bastardo que bebe de todos los demás medios, pero hay que saber llevar esta hibridación de una forma coherente.

  3. Creo que la principal diferencia es que una “secuencia cinematográfica” en un videojuego es un valor añadido que, generalmente, suele gustar o resulta impactante a nada que tenga un poco de elaboración.

    Explosiones y explosiones por doquier en una película, per se, no dicen nada.

  4. A mi me molaba cuando antes el juego traía ciertas secuencias hechas por ordenador en las que veías tus personajes con gráficos alucinantes (para la época claro). Aquello era un valor añadido y las secuencias se podían contar con los dedos, pero se disfrutaban de lo lindo.
    En la actual generación, el juego en sí es una secuencia; ya no vas a sorprenderte cuando salte una secuencia de vídeo en la cual no tienes el control del personaje, porque normalmente están hechas con el propio motor del juego.

    Con esto quiero decir

  5. [Comment ID #1290 Will Be Quoted Here] Perdón por el doble post pero a esto se le ha ido la pinza y se ha publicado solo xD

    En fin, que lo que quería decir es que el videojuego une distintas materias como el cine o la literatura y las lleva a su terreno, lo cual no es malo, pero tampoco comparable, por eso estoy de acuerdo en que la afirmación “parece una película” es totalmente erronea.

  6. Ese vídeo es bastante representativo, sí. En cualquier caso, no me quejo de las supuestas “secuencias cinematográficas” sino de su injusta comparación con el cine. Antes las secuencias espectaculares en videojuegos eran consideradas como tales, creo que la tendencia a compararlas con el cine de “booms” y “bangs” es más o menos reciente.

  7. Hombre, los juegos también se lo buscan. Están más cerca del ya mencionado Michael Bay que de Godard. Y tiene su lógica. Tu no jugarías que eres un francés lánguido en París a mediados de siglo. Excepto que esté plagado de nazis zombies.

  8. A lo citado me remito. 1 – A día de hoy no hay una sola película basada en un videojuego que sea medianamente buena. Y mucho menos que funcione de manera independiente, sin ser un producto para fans del juego. Y 2 – Películas con demasiadas explosiones, tiros y demás artificios especiales metidos PORQUE SÍ son vistas como películas mediocres o malas.

  9. ¡No me has contestado a mi pregunta!

    Para empezar 1- una película basada en un videojuego siempre será un producto para fans del juego en primera instancia. No puedes trasladar de un medio a otro un producto sin que sea referencial. O sea, que no puedes hacer una película de Resident Evil sin que la comparen con Resident Evil juego. Y que no hay películas buenas es por el enfoque que le dan. En Doom el plano subjetivo ese larguísimo me parece un acierto porque es lo más honesto que he visto en pelivideojuego.
    Y 2- como bien dice, “son vistas” pero eso no significa que sean de hecho mediocres o malas. Pero eso, claro, pasa porque el espectador medio (ya no digamos el casual) de cine es más tonto que el del resto de artes. Y tiene más prejuicios.

  10. Nunca he entendido el resaltar la frase “con escenas cinematográficas”. Pensad por un momento si leemos “con escenas literarias” en la portada… como se os queda el cuerpo? pues para mi es exactamente lo mismo. Puedo agradecer, muy de vez en cuando, alguna escena prefijada (o scriptada) para resaltar algún momento que no se puede representar sin romper la jugabilidad hasta ahora ofrecida, un video para narrar de alguna forma dramática algún suceso que permanecerá en mi retira por el resto de mis días.

    Lo que no aguanto es encontrarme un juego donde tras pasarlas putas luchando contra un jefe y aprendiendome un patrón de ataque defensa, me salte una escena donde tengo que apretar botoncitos como si de un simon se tratase y vea a mi protagonista hacer autenticas burradas que inmediatamente te preguntas “y porque no has tirado ese mega rayo al principio de la batalla destruyendo la montaña, lanzando los dos sables de luz e invocando al leviathan todo a la vez?”, como por ejemplo El poder de la fuerza o Metal Gear Solid (odio ver a Snake esquivando balas en las secuencias mientras dispara a un enganche en una pared a 30 metros del tamaño de una lata y luego volver a su arcaico control). Tampoco me gusta flipar con una escena en la que un helicoptero me dispara mientras me descuelgo por una cuerda, luego tengo que pasarlas putas mientras un camión desbocado intenta aplastarme y de nuevo el helicoptero me persigue en un tren mientras choca contra el escenario y termina por empotrarse medio metro antes de despachurrarme.

    Creo que el error está en aplicar narrativas calcadas cuando son medios completamente diferentes; una película no es un video-juego y un video-juego no es una película. Puntitos concretos u homenajes? sí, siempre que estén bien implementados. Abusos de QTE o escenas prefijadas (como call of duty, que puede resumirse como “ese juego que entre explosión y explosión te dejan de vez en cuando disparar a alguien”).

Dejar una respuesta