Xenoclassics (VII): Kirby’s Dreamland

1221
7
Compartir
Kirby Dream Land Game Boy Retroanálisis - Xenogames

En plena época en la que aparecían nuevas mascotas e iconos para Nintendo (igual que ahora), dentro de HAL Laboratory, donde estaba el actual presidente de Nintendo, Satoru Iwata, se  creó un excelente plataformas para Game Boy en 1992. Masahiro Sakurai en principio diseñó un sencillo boceto de lo que sería Kirby, aunque en un principio lo llamó Popopo a la espera de hacer un personaje más completo, pero gustó tanto que se quedó en eso: una simple bola con boca, ojos, aletas y patas.

En el primer juego de la saga Kirby, aunque Masahiro lo diseñó como un personaje de color rosa (pese a que Miyamoto lo prefería amarillo), en las portadas de las versiones americanas y europeas aparecía en color blanco debido a que Game Boy es monocromo. A partir de la siguiente entrega, Kirby’s Aventure en NES, ya quedaría de color rosa (de hecho en Kirby’s Dreamland 2 de la misma Game Boy ya es rosa).

El tirano Rey Dedede roba la comida y estrellas a los habitantes de Dreamland, un reino de la estrella Popstar donde vive nuestro protagonista, y Kirby decide ir hasta su castillo para recuperarlo todo.

La jugabilidad es similar a la de los plataformas de la época y muy simple al estar diseñado para la pequeña Game Boy, y el objetivo es avanzar hasta llegar al final del nivel. Y no sólo iremos de izquierda a derecha, sino que podemos volar pulsando hacia arriba que es cuando entonces Kirby se inflará. Incluso nos enfrentaremos al jefe de la tercera fase volando al estilo shoot’em up. Al poder volar, disminuye la sensación de peligro frente a los enemigos, con lo cual si ya de por sí el juego es fácil nos lo parecerá más.

Kirby's Dreamland
El primer jefe es ya un clásico de la saga

Básicamente avanzaremos acumulando vidas y puntos, aunque la puntuación no será registrada, ni siquiera guardaremos partida aunque no le hace falta ya que el juego está diseñado para acabarlo de un tirón, como comento ahora.

El juego es sumamente corto, tan sólo cuatro fases más el enfrentamiento final que superaremos en treinta minutos. El motivo de ser tan corto es porque sus creadores querían que la gente jugase a un juego accesible, para principiantes y todos los públicos en el que puedes ver el final sin complicaciones, aunque cuando lo acabas desbloqueas un código para acceder a un modo de juego más difícil. Digamos que éste sería el juego para los verdaderos jugadores ya que los enemigos quitan mucha más vida, y como curiosidad en este modo casi todos los enemigos son completamente nuevos, algo de agradecer.

Aunque las principales características de la serie Kirby ya se hacen patentes en esta primera entrega, quizá la más importante, la habilidad de “copiar” de nuestro orondo amigo que consiste en absorber a los enemigos y quedarse con su habilidad, no aparecen aquí sino que sería cosa de la entrega de NES. Bueno, podemos tragarlos, pero los escupiremos como si fueran un proyectil.

Las fases son el campo, el castillo de los Lolos (homenaje a otra saga de HAL, los Adventures of Lolo), unas islas, el cielo y el castillo de Dedede. En ésta última fase nos enfrentaremos a los cuatro anteriores jefes finales antes de vernos las caras en el ring con el Rey Dedede. Cada fase, además de sus jefes, tiene un sub-jefe.

Los gráficos son enormemente detallados para ser de Game Boy, de hecho es de lo mejor en este sentido.

La música es de las mejores que se recuerdan en Game Boy, e incluso podemos activar un sound test con un truco. Mención especial a la música de los jefes, que te hacen sentir que estás ante un desafío.  Jun Ishikawa era el único compositor del juego y estas melodías han sido reutilizadas en la serie Super Smash Bros para los escenarios de Kirby.

Se le suele recordar como icono de Game Boy, a veces quitando protagonismo a peces gordos como Mario o Link, no hay que olvidar que ésta primera entrega era exclusiva de la portátil. Además su simpático y alegre aspecto encajaba perfectamente con el público, uniéndose fácilmente al elenco de mascotas de Nintendo. Ha sido reeditado en la Consola Virtual de 3DS en 2011 y bajo una recopilación en Wii en 2012 conmemorando el vigésimo aniversario del personaje.

Dada su corta duración es un juego que apetece volver a él de vez en cuando y echar una partida rápida. Un producto muy básico si lo comparamos con las entregas posteriores, el típico juego en el que un héroe va a corregir la injusticia de un villano, con un par de fases más hubiera sido un juego “redondo”, nunca mejor dicho. Aun así es uno de los mejores y más recordados plataformas en un género tan colmado de ellos como es la pequeña portátil de Nintendo.

Compartir
Artículo anterior¡Niños, niños disfrazados de videojuegos!
Artículo siguienteXenogames especial verano: el musical
Constante estudiante de la historia y cultura del videojuego, he puesto mi granito de arena en GameFest, RetroMadrid y otros fregaos que me meto de vez en cuando. Me apasiona el mundo del coleccionismo y poseo unos 40 sistemas y mas de 1000 juegos originales.

7 Comentarios

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: En plena época en la que aparecían nuevas mascotas e iconos para Nintendo (igual que ahora), dentro de HAL Laboratory, donde estaba el actual presidente de Nintendo, Satoru Iwata, se  creó un excelente plataformas para Ga……

  2. juegazo, aunque ahora para mi le pesan los años más que a otros juegos, ya que me lo volvi a pasar hace poco y se me volvio un poco lento…

  3. Es muy primitivo (aunque no en gráficos), se le nota que es el primero de la saga al faltarle muchas cosas, pero el debut de Kirby fue un gran plataformas que destacaba sobre otros de Game Boy :)

  4. La segunda vuelta es lo que le da un desafío importante al juego.

    No puedo decir nada malo de él, me lo regalaron cuando hice la comunión junto a la Game Boy amarilla Special Edition, que todavía tengo aquí conmigo :)

    Sin duda, lo mejor, la banda sonora, aún hoy mágica.

Dejar una respuesta