Xenoclassics (XII): Astérix and the Secret Mission

718
0
Compartir
Astérix_and_the_Secret_Mission_-_1993_-_Sega

Tras una inmejorable entrega en 1991, dos años más tarde Sega nos volvía a traer a los héroes galos protagonistas del famoso cómic de Goscinny y Uderzo a Master System y la portátil Game Gear.

Panoramix, el druida de la aldea, necesita unas hierbas para la poción mágica y así seguir manteniendo a raya al imperio romano, motivo por el que envía a nuestros héroes a la búsqueda. Pero tiene que ser en secreto, pues si el César se entera podrían tener una invasión.

Este nuevo Astérix mantiene toda la esencia del original, es un plataformas de corte muy clásico y brillante, pero en algunas fases se añade la búsqueda para accionar interruptores con los que ir abriendo salidas para ir avanzando en la fase. Luego tiene fases geniales como una en la que vamos surfeando por el mar. Cabe destacar que tenemos dos juegos en uno, pues podemos elegir a Astérix u Obelix y depende el personaje, nos pueden aparecer fases nuevas.

Una de las fases más recordadas es en la que tenemos que hacer de surfistas
Una de las fases más recordadas es en la que tenemos que hacer de surfistas

Eso en solitario, porque si decidimos jugar en modo dos jugadores, cada uno elige a un  personaje y cada jugador juega su respectiva fase mientras el otro espera.

El colorido del juego (otra cosa no pero las 8 bits de Sega tienen una paleta de colores muy vivos) refleja perfectamente el estilo de los comics, con escenarios como montañas, desiertos, la nieve o un barco pirata. También la forma de moverse de nuestros héroes y el diseño de los romanos, muy divertida la caricatura cuando son golpeados.

Musicalmente el juego es una delicia, si bien no llega al nivel de la primera entrega, posee más de un par de canciones de las que se te quedan en la cabeza para siempre.

Los controles son los básicos para un plataformas de salto y golpe, pero con solo los dos botones se nos permite más variedad, Astérix puede hacer doble salto, correr y caer con el puño hacia abajo, y Obelix cae pero golpeando con su enorme culo, puede deslizarse y es más fuerte al poder romper varios bloques al mismo tiempo.

La curva de dificultad es progresiva pero en ningún caso pasa a ser irritante. Sin embargo el mayor problema del juego son las ralentizaciones, que cuando hay varios personajes en acción nos cueste muchísimo movernos. No es un juego muy conocido y es una pena pues merece ser jugado.

En resumen un juego muy rejugable al tener dos personajes tan diferentes y con distintas fases, con algún problema técnico que afecta a la jugabilidad pero que no empaña el resultado final. No se suele encontrar tanto como su primera parte y es algo más caro, pero la relación calidad-precio creo que la vale.

Compartir
Artículo anteriorEl verdadero recorrido de Stanley
Artículo siguienteLa tecnología como bando enemigo (Parte I)
Constante estudiante de la historia y cultura del videojuego, he puesto mi granito de arena en GameFest, RetroMadrid y otros fregaos que me meto de vez en cuando. Me apasiona el mundo del coleccionismo y poseo unos 40 sistemas y mas de 1000 juegos originales.

No hay comentarios

Dejar una respuesta